¿Qué nos espera para la elección de gobernador en Quintana Roo?

en Política

El año 2015 esta por culminar y el próximo proceso electoral prospectado para elegir al sucesor de Roberto Borge en 2016 tiene una larga lista de aspirantes que buscan encumbrarse como gobernador de Quintana Roo. Cabe señalar que al interior del mismo PRI es donde existe mayor pugna por el poder y aún existen muchas piezas en el juego político para definir al abanderado oficial.

En Quintana Roo nunca ha existido alternancia democrática y el régimen político del estado se conduce de manera arcaica y al estilo del viejo PRI que gobernó la Federación hasta el año 2000, cuando llegara Vicente a Fox al poder para vivir un sexenio perdido donde hubo superávit de recursos petroleros que no se concretaron en ningún beneficio tangible en el país.

¿Pero, cuales son esas características del régimen priista quintanarroense que lo han mantenido en el poder a pesar de NO contar con el respaldo de la mayoría de los votantes?

Y es que si analizamos el resultado de los procesos electorales anteriores se deja evidencia que el PRI gobierna con base a la división de las demás fuerzas políticas del estado y es por esa razón que le tienen tanto miedo a un candidato independiente que pudiera unificar esa disidencia, que en números reales, es mayor al músculo de acarreados priistas.

En 2006 y 2012, durante las elecciones presidenciales, el estado de Quintana Roo se volcó en las urnas a favor del proyecto alternativo de López Obrador. Solamente en Cancún y Playa del Carmen las votaciones fueron superiores a la media nacional con un porcentaje mayor al 50% de los votos para la colación de izquierda.

Otro ejemplo sucedió en 2013 durante la elección municipal de Benito Juárez donde la victoria de Paul Carrillo se gestó  con la división de la disidencia política ya que los votos sumados de la coalición PRD-PAN, Movimiento Ciudadano y el PT (liderado por Greg Sanchez en su resurrección política mediocre) eran suficientes para derrotar al PRI y  manifestar concretamente el hartazgo ciudadano.

El régimen quintanarroense por su parte moviliza el conocido “voto duro” a través de la coacción y presión (ilegal) que ejercen sobre servidores públicos, taxistas, comerciantes ambulantes y todo aquel empelado de sindicatos charros amafiados con el PRI. En el caso de Quintana Roo la CROC, la CNOP y la CNC son parte importante de la movilización de acarreados a cambio de promesas y despensas durante el día de las elecciones. Dicha logísitca permite el triunfo priista sobre la mayoría disidente.

Esta formula maquiavélica del “divide y vencerás” ha sido la llave política para perpetuar el régimen, pero dicha “persuasión para dividir” tiene su fundamento en dólares, ($$$) ya que los millonarios recursos necesarios para comprar voluntades tanto en las urnas, como en los partidos políticos provienen del ominoso y escandaloso endeudamiento de la que es, la entidad federativa más joven del país, Quintana Roo.

La oposición política en Quintana Roo es prácticamente inexistente (salvo pocas honrosas excepciones) y los partidos políticos utilizan los procesos electorales como un negocio que les permite acceder a regidurias (con sueldos de 50 mil pesos al mes) como premio de consolación por sus cantadas derrotas en las urnas.

Sin embargo, la única constante en el universo es el cambio y en Quintana Roo se respiran aires de urgencia democrática y el régimen lo sabe. Ante este escenario de efervescencia política donde la administración de Roberto Borge ha sido la gota que derramó el vaso en el hartazgo ciudadano por sus características opresivas y obsesivas por controlar todos los aspectos de la vida pública del estado. Inclusive MORENA, el partido de AMLO se encuentra fuertemente infiltrado por gente de diversas fuerzas políticas al interior del PRI.

Se dice a grandes voces al interior del PRI Nacional que las administraciones de Veracruz y Quintana Roo se han comprometido derivado de las direcciones de Duarte y Borge respectivamente y se habla de la intervención de Manlio Fabio Beltrones para romper la línea de poder establecida por Fidel Herrera en Veracruz y la línea felixista-borgista en Quintana Roo.

En Quintana Roo el jaloneo es intenso al interior del PRI, pero a estas alturas se perfilan 3 posibles escenarios;

1) El primer escenario sería que con el poder disminuido de Borge ante el proceso de la sucesión del ejecutivo, logrará imponer su volutad e imponer a José Luis Toledo como candidato del PRI y en la oposición a figuras políticas a modo para simular una elección que asegure su inmunidad política en la futura administración.

2)La segunda prospectiva posicionaría a Mauricio Góngora como candidato del PRI, quien podría esquivar el lodo amigo lanzado desde la casa de gobierno de Chetumal y a través de todas las posiciones felixistas en el gabinete estatal y el cabildeo directo de Felix González con Gamboa Patrón en el Senado,  lograran operar en el ámbito local y nacional para imponerse sobre el inexperto Borge que no ha logrado aglomerar al PRI de Quintana Roo en favor de su persona y mucho menos al PRI Nacional.

3)La posible línea desde Los Pinos y un favor personal entre Pedro Joaquín Coldwell y Enrique Peña Nieto podrían favorecer a Carlos Joaquín González para ser el abanderado del PRI por Quintana Roo pasando por encima de toda la maquina propagandística de Borge y los intereses de Felixistas. Este escenario podría significar un manotazo de poder que no existía desde más de una década cuando el PAN gobernaba.

La única posibilidad de derrotar al PRI en todos estos escenarios, está en la posibilidad de unificar a toda la oposición política del estado, ya sea en coalición partidista o en una candidatura ciudadana que tenga el empuje y el arrastre ideológico capaz de aglomerar a los votantes quintanarroenses bajo un proyecto político tangible que sea benefico para la sociedad y que equilibre el poder fáctico del sector empresarial turístico y las necesidades sociales que gritan justicia en Quintana Roo.

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Política

Ir a Arriba