Beto Borge se confiesa en su cumpleaños

en Política

 

Después de 5 años, no había logrado sacudirse su fama de “Botarga” que la vox populli lo señala con repudio, pues él sabía que había ganado a pulso la fama de torturador, violador de derechos humanos, delincuente de cuello blanco, simulador, destructor de las instituciones, CARCELERO DEL ESTADO DE DERECHO

Pedro Canché

Muchos Quintanarroenses  ante la pesadilla quinquenal invocan el canto de  Ricardo Sherato “Suéñame Quintana Roo” conjuntan  anhelos y coinciden en imaginar y soñar la majestuosa cena navideña y en especial el festejo del onomástico del principal entre los Borgistas, que casi todos de la nada se han convertido en “afamados” políticos, poderosos empresarios y nuevos millonarios, sin haberlo nunca soñado. Un sueño tener en su mesa lo que comen estos rufianes .

El anfitrión, el amo y señor de  casi todas las voluntades  en Quintana Roo   acomodándose la camisa verde olivo , digna de guerrillero torturador y ejemplifico tirano , se mira en el espejo para mirarse de nuevo su voluminosa  humanidad y alimentando también su ego siente y, se lo cree con devoción, que en  el inicio de sus 36 años de edad haya logrado casi alcanzar en riqueza y poder a su íntimo amigo de la infancia.

Aquella infancia perdida entre los secretos de familias que en el silencio se cubrían sus distorsiones de ambición y frustración de ese entonces en la bella isla golondrina.

Como todo un triunfador meditaba sin perder su mirada en el espejo que en menos de 5 años había logrado reconocimiento y poder a costa de la investidura echa a su medida, que su benefactor le había confeccionado  como tal guiñapo para seguir el camino de los “ávidos” negocios.

Aun así pese a este éxtasis de emoción extrema de casi sentirse como “dios” omnipotente, en el fondo le dolía saber que pese a toda su fortuna mal habida no podía olvidar que en los tiempos de inicio de su precaria y meteórica “carrera política”  construida a base de nombramientos “al vapor”.

Su única  cualidad bien reconocida era el “servicialismo” extremo hacia su amigo de infancia y promotor, que por oscuras razones de episodios de vida sostenibles en el silencio era siempre maltratado, sometido y humillado al ser identificado con desdén como “BOTARGA” por su propio promotor y guia.

Así se desempeño en sus insípidos inicios como fiel mandadero para comprar los tacos, las hamburguesas e incluso en las navidades de antaño ejerciendo su mejor papel: “El de Bufón”.

Y en otras de testigo mudo y ciego de las atrocidades secretas de su gran amigo felix, al saber de antemano que el acoso que tenia que soportar era motivado por la  enfermedad de origen nervioso de su “GURU, la cual a base de medicamentos antidepresivos controlaba tanto su ira como desquiciamiento y depresión neurótica, lo cual disimulaba muy bien con su cara de niño bueno, cual función de teatro, le era muy útil  para las jugadas políticas con el Tío Luis, y su primera actividad laboral en el terruño que fue ejercida desde como vendedor de seguros de vida cuando regreso al terruño con su título de Monterrey hasta los sueños más inimaginables de poder y riqueza.

Así llegaba el incómodo recordatorio que sin el apoyo de su amigo, primero Tesorero y luego Presidente Municipal de la Isla de las Golondrinas, nunca pero nunca ni en el sueño navideño hubiese llegado siquiera  ni a líder juvenil [que nunca lo fue] solo la sumisión y su verdugo era el mérito para llegar y haber llegado a la más alta investidura de su natal Estado.

Este sentimiento contradictorio, como campanas al vuelo siempre golpetean su ego, pues finalmente tenía que reconocer que no era el  “el fregón” sino el que lo convirtió en Virrey a base de traiciones.

El reflejo en el espejo de ese anillo matrimonial le hizo volver a la actual realidad, al haberse visto inmerso en el origen de su única verdad: Su vida, su matrimonio, su investidura, sus pensamientos y todo lo recibido no le pertenecían, sino simplemente era una “marioneta”, que podía manotear sobre el escritorio del poder pero solo para vengarse de sus frustraciones contra los más débiles e indefensos ciudadanosy exhibirse a la vez como un ser poderoso ante sus compañeros del tec de monterrey que le hacían descarado bullyng por su desafortunada obesidad.

Por ello en las confesiones de sus ser interno al cumplir 36 años y casi listo de asistir como anfitrión en el festejo de su cumpleaños, este sería su último año para en grande festejar con máximo poder, que  le cegaba y le costaba trabajo también aceptar que lo habían utilizado para representar nefastamente un “papel actoral” que desde el principio le había quedado grande muy grande. . .

En esta fiesta de cumpleaños, la última como “manda más” acepto confrontar sus demonios y mirándose fijamente en el espejo como poseído o como volando , quería convencerse asimismo  que era un gran estadista y que todos lo admiraban y respetaban por sus grandes “faenas estratégicas” siempre aconsejado por los eternos asesores de Monterrey, herencia de felix para seguir con los negocios.

En grado de extrema soberbia y sin  controlar los impulsos de grandeza de si mismo en su silencio se autoproclamaba  como el mejor , y pese a su cómica personalidad de simulador y mentiroso,  después de 5 años, no había logrado sacudirse su fama de “Botarga” que la vox populli lo señala con repudio, pues él sabía que había ganado a pulso la fama de torturador, violador de derechos humanos, delincuente de cuello blanco, simulador, destructor de las instituciones, CARCELERO DEL ESTADO DE DERECHO.

 

Así sus pensamientos aun confusos lo hacían recordar sus épicas batallas que a nivel nacional lo han hecho mas famoso que ningún otro gobernador que haya tenido Quintana Roo. Por ello, En su conciencia llegaba la imagen de sus mas grandiosas odiseas Casique Fernández,  Pedro Canche,  Norma Madero, Sergio Caballero, Vicente Carrera y otros que según el mismo había señalado como  “Incitadores” y “Anarquistas” tan solo por levantar la voz y defender  las garantías de los más desprotegidos, como Leonardo Kumul y su equipo de defensores, convertidos en el dolor de sus pesares.

Como cazador de inocentes se ajustaba su traje rojo y se peinaba con el estilo que le impusieron como tal maniquí y mirando su reloj  sabía que ya era hora para asistir al besamanos para glorificar su poder, pero en su interior también sabia sin aceptar que iniciaba la cuenta regresiva, y tarde o temprano sus propios fantasmas lo atraparían y entre sus alucinaciones, quisiera al menos seguir en el poder representado al menos por uno de sus mas fieles lacayos y ocupara su traje para también asegurar la continuidad y poder seguir dando vida a ese personaje caricatura de gobernador es tan falso, obstinado, prepotente y repudiado, pues sabía que pronto el aviso con la decisión llegarían desde lo más alto y no precisamente sería su más cercano lacayo el elegido.

                               Esto le perturbaba saber, pues su imperio de ficción se desmoronaría muy pronto y sin mayor problema la gente le podría decir la verdad de frente, para gritarle simplemente “FELIZ NAVIDAD BOTARGA”, y como regalo de cumpleaños despierta incierto de sus obstinados pensamientos y al volver a la realidad se da cuenta que el pega primero , pega dos veces , y en este juego sorpresivo se da cuenta que el principio del final inicia porque asi Quintana Roo LO EXIJE y el brindis de fin de año se acerca pero eso será otra fiesta.

 

 

 

582 total views, 1 views today

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Política

Ir a Arriba