El pasado de Remberto Estrada condenará a Cancún

en Cancún/Política

Por Enrique Huerta

 El futuro de Cancún se ve amenazado por el pasado de quien será el nuevo presidente municipal de Benito Juárez, Remberto Estrada Barba. Sus escándalos van desde tener nexos con una banda de presuntos atacantes sexuales, su participación en la violación a la ley electoral en Cancún con la entrega de despensas para cooptar el voto; además ha sido funcionario chapulín y poco participativo y es señalado como títere de Arturo Escobar y Jorge Emilio González, dos de los políticos más sucios de los últimos años.

El último escándalo en el que se vio envuelto el sucesor de Paul Carrillo al frente del Ayuntamiento, fue una conversación telefónica entre él y el dirigente del PVEM en Cozumel, José Elías Rodríguez Farah. En dicha charla, dada a conocer por el diario Luces del Siglo, ambos políticos daban a conocer su cercanía con la presunta banda de violadores veracruzanos, “Los Porkys”, además del desprecio del joven político hacia los cancunenses.

Remberto-Estrada 1

-No mames, ¿ya supiste lo del pendejo de Capitaine (Enrique, uno de los cuatro miembros de la banda “Los Porkys”). Está cabrón, güey, lo detuvieron en Coahuila-, informa Rodríguez Farah a Remberto Estrada.

-No mames, güey, no sabía nada. Ando aquí en campaña y con estos indios. Ya ni me (inaudible)… y me voy, güey. No sabía. Qué pendejo. Te lo dije- respondió Estrada.

-Sí, no mames, es un pendejo, no quiso irse del país.

-Tranquilo, güey, ¿qué te preocupas? Ese es su pedo. Eso le pasa por pendejo. ¡Ve! Soy candidato de estos pinches “indios”. Se la van a pelar, güey.  Voy a ganar y vas a ver qué pedotas nos vamos a poner.

Ante el miedo de que Capitaine hablara sobre las reuniones con ambos políticos del Verde Ecologista, Remberto trató de calmarlo al esbozar un poco cómo eran los encuentros con “Los Porkys”, ya sea en Cancún o en la Ciudad de México:

“Sí no mames, ésas sí eran pedas. Pero tú tranquilo, güey, nosotros nos cuidamos, en ningún desmadre hubo celulares. Nada de eso. Tú sabes que siempre me cuidan y esos güeyes fueron muy pendejos. Querían todo y de a gratis. No mames. Agarrando puras pinches gatas como las mayitas y las pinches gringas”.

En esa conversación, Rodríguez Farah calificó a “Los Porkys” como “los más locos” y recuerda dos fiestas, una en un departamento de Polanco, en la Ciudad de México, y otra en Cancún, en la Torre Emerald (lujoso condominio ubicado en la zona hotelera de Cancún).

El entonces candidato a la alcaldía de Benito Juárez le recomienda a su correligionario verde que no hable sobre el tema e incluso sugirió en invitar a una fiesta al líder del PVEM, Jorge Emilio González “El Niño Verde”, de quien dijo Remberto: “a ese güey le gustan las (chicas) internacionales”.

Al final del audio, Remberto Estrada prometió “armar la peda” al terminar la campaña, aunque también aprovechó para autopromoverse, al indicarle a Rodríguez Farah que debía pedirle a su novia que votara por él.

Y, a pesar de que este audio se dio a conocer dos días antes de la elección, Remberto Estrada –quien era el candidato del PRI-PVEM- venció a su oponente, el candidato del PAN-PRD, Julián Ricalde, por una diferencia de casi 10 mil votos. Por cierto, estos comicios contaron con la participación del 50 por ciento de participación.

Sin embargo, señaló al unísono la oposición, la victoria del Partido Verde Ecologista se cimenta en prácticas que son violatorias de la Ley Electoral con prácticas como la entrega de despensas, usando de fachada supuestas asociaciones civiles, como “Niños Verdes”, “Familias Verdes”, “Ángeles Verdes” y “Niños Verdes por Amor a México”.

Y aunque en 2015 la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade)  recibió la denuncia por este hecho por el entonces secretario general del PRD, Gerardo Mora, poco después de los comicios para renovar la Cámara de Diputados. En aquella ocasión se enfrentaron por el Distrito III Remberto Estrada, siempre con el PRI-PVEM, contra la exfutbolista Iris Mora, quien competía por la alianza PAN-PRD.

En esta demanda apareció el nombre de Jorge Emilio González “El Niño Verde”, a quien le interesa mucho quedarse con la llamada “joya de la corona” quintanarroense y hasta dejó su curul en el Senado para coordinar la campaña de Rembi.

En fin, hasta el momento, la Fepade nunca tomó acción legal contra ambos militantes del Partido Verde, a pesar del montón de pruebas aportadas tanto por los perredistas como por la sociedad civil. Ya hasta Remberto Estrada ganó estos últimos comicios y ya en septiembre tomará posición de la presidencia municipal.

 Chapulín inconsistente

Si se pudiera evaluar a los funcionarios, sin duda Remberto Estrada reprobaría. Como regidor, en la Comisión de Ecología del Ayuntamiento de Benito Juárez durante el periodo 2011-2013, su desempeñó fue inconsistente.

Y es que en poco más de dos años, Estrada Barba no presentó ninguna propuesta al Cabildo, aunque fue muy activo en dos propuestas: en el tema de la movilidad, que buscaba regular el transporte urbano en Cancún, y el de la creación de la paramunicipal Siresol, para dar un tratamiento a las toneladas de desperdicio que genera este polo turístico.

Sin embargo, el joven legislador encontró una nueva vocación: la de ser chapulín, ya que desertó del Cabildo para ser parte de la XIV Legislatura en el Congreso de Quintana Roo, donde propuso  reformas a la Ley de Protección y Bienestar Animal.

Fue de lo poco y más rescatable que hizo en el Poder Legislativo estatal y pareciera que el joven tomó de entrenamiento legislativo esta cámara para competir –y ganar- por un lugar en San Lázaro.

Pero el gusto de ser diputado federal sólo le duró poco, puesto que al año siguiente volvió a dejar la Cámara Baja para competir en las últimas elecciones locales, en las cuales cumplió su sueño, ser presidente municipal de Benito Juárez, el segundo del PVEM, después de “El Chacho” Zalvidea con más del 38 por ciento de votos a favor.

remberto_arturo_estrada y arturo escobar

Amistades peligrosas

El joven político de 28 años tiene amigos peligrosos. Y no es por sus probables nexos con “Los Porkys”, sino por sus padrinos políticos: Jorge Emilio González, mejor conocido como “El Niño Verde”, y por Arturo Escobar, quienes cuentan con un polémico historial y a quienes señalan como los hombres detrás de Rembi.

Para su campaña del 2015 para obtener un lugar en la Cámara de Diputados, el entonces senador Jorge Emilio González, pidió licencia para apoyar en la campaña a Estrada Barba, como pago a la protección que Remby le dio durante el escándalo de la muerte de la búlgara Galina Chankova Chanev en 2011.

Incluso se dice que la designación de Remberto hizo que muchos priistas se enojaran por ser el candidato a un distrito tan importante como lo es Cancún.

Ahora, cuando se perfila a sentarse al frente del Ayuntamiento, los rumores indican que quien será el poder tras las sombra es Arturo Escobar y que Remberto sólo será la cara bonita.

Escobar fue famoso a nivel nacional por dos hechos que, además de bochornosos fueron ilegales. El primero fue un incidente en un aeropuerto en Chiapas, a quien se le halló un maletín de la costosa marca Louis Vuitton con más de un millón de pesos al interior.

El segundo escándalo fue que un juez decidió girar una orden de aprehensión contra quien entonces se desempeñaba como subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana en la Secretaría de Gobernación. Tiempo después, las aguas se nivelaron y la causa contra Escobar fue desestimada y hasta cesaron al titular de la Fepade.

Este último señalamiento caló en Quintana Roo que hasta la prensa local le preguntó a Remberto Estrada, en el evento de presentación de su equipo de transición,  sobre la veracidad de esta versión, lo cual negó.

“(Escobar) Ha estado aquí, en la campaña política que tuvimos, pero no va a tener ninguna participación en esta administración”, aseguró el que será el presidente municipal más joven de Cancún.

Versión que pocos creen y ven al joven como un títere para Jorge Emilio González y Arturo Escobar.

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*