David Cauich, el último exonerado del violento  desalojo de CAPA en Carrillo Puerto

en Política

Por Enrique Huerta

 A David Cauich se le ve aliviado. Y cómo no, ya que por fin se libró de una pesada losa que cargaba, el proceso judicial en su contra, acusado de los delitos de motín, lesiones y ultrajes por su participación en la toma de las oficinas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, en protesta a los altos costos de las tarifas de la distribución del agua, el 19 de agosto de 2014.

“Fue un proceso pesado. Dos años llevando este proceso; estuvimos un año yendo a firmar cada mes”, recuerda el entrevistado, quien aseguró que la última firma de este proceso fue el miércoles 17 de agosto.

Cauich, que es militante de Morena y radica en Cancún, señala que él fue a apoyar a la comunidad maya en el municipio de Felipe Carrillo Puerto en su lucha contra los excesivos cobros de CAPA y que fue de los últimos ocho acusados de motín, lesiones y ultrajes en recibir la sentencia absolutoria por parte de la  Fiscalía.

“Yo estaba en libertad bajo fianza y, bajo mis circunstancias, me citaban. Hace unas semanas me volvieron a citar para darme la sentencia absolutoria y, junto con eso, los ocho campesinos más que sufrieron todo eso”.

felipe-carrillo-puerto-desalojo-CAPA

El camino para la absolución no fue fácil. David Cauich, quien tenía que desplazarse hasta Felipe Carrillo Puerto para poder llevar a cabo las diligencias de su proceso.

“Estuvimos viajando desde agosto (de 2014), que fue cuando me detuvieron, hasta agosto de 2015, que fue cuando dejamos de firmar porque había salido por primera vez la sentencia absolutoria, pero obviamente el estado no iba a dejar que ganásemos este caso y pues apela la Fiscalía, por lo que el proceso se va a revisión y nos tardamos un año más hasta que me dieron la sentencia absolutoria”, explica.

Lamenta que una protesta haya terminado en un zafarrancho, luego de que la policía rodeara las instalaciones de CAPA para desalojar a los manifestantes.

“Lo más grave de esto es que fue la represión del Estado contra personas que querían que se les redujera el costo de las tarifas del agua; buscaban una mejora, son campesinos que no tienen los recursos para pagar, ellos viven de sus cosechas, de vender leña, de chapear”.

Como si hubiera ocurrido ayer, David Cauich narra con exactitud el momento en que los policías antimotines encapsularon a los manifestantes para desalojarlos violentamente, a pesar de que se había pactado un arreglo con el entonces presidente municipal, el priista Gabriel Carballo.

“Estaba reunido con los campesinos en el parque, éramos un grupo como de 60 personas, manifestándose pacíficamente. Se llega a un arreglo, a un diálogo con el presiente municipal de ese momento, pero nunca se firmó ese acuerdo y, de repente, como a las 11 de la noche del 19 de agosto, nos dimos cuenta que en el parque central nos empiezan a cercar con patrullas y nomás recuerdo que entra un grupo de policías antimotines y una persona de camisa roja empuja a un antimotín y ahí empieza el zafarrancho. El pueblo reacciona y se da cuenta de que fue una trampa, una provocación de la misma policía hacia los campesinos”.

David Cauich dice que uno de los blancos de los policías era Omar Sánchez Cutis, que era secretario de Organización Estatal y consejero nacional de Morena, por lo que él decidió retirarse para no ser aprehendido.

También el joven entrevistado decidió retirarse del lugar al ver que comenzaban los jaloneos y golpes entre policías y manifestantes. Sin embargo, algunos policías lo siguen y, dos calles después lo aprehenden con amenazas e, incluso encañonándolo en sus costillas, mientras que él alegaba no tener nada que ver con la manifestación.

“A mí me detuvieron a dos cuadras después del lugar, en un parque, un lugar oscuro, y me detienen con uso de violencia, insultos. Fueron seis policías los que me detuvieron, me arrastraron para subirme a la patrulla.

“Cuando vi que venían los policías, pensé ‘bueno, al final no debo nada’, sigo caminando cuando ellos gritan ‘mira, hijo de puta, vas a chingarte si no te detienes’ y escucho cómo cortan cartucho y me ponen la pistola en una costilla. Les dije que nomás iba de visita, que no estaba involucrado con los de Cocopo, pero me subieron a la patrulla. Fue un momento estresante, preocupante, que te detengan nada más así”.

Señala que los elementos policiacos lo suben a la patrulla y, sin explicarle nada, arrancan el motor y avanzan, lo cual desconcertó y atemorizó a David Cauich.

“Me llevan por un camino oscuro y, como a un kilómetro o dos, me bajan de la patrulla y me suben a otra y toman la carretera. Me sorprendo, me preguntaba a mí mismo a dónde me llevan y me preocupo. Cuando llegamos al Cereso de Carrillo Puerto”.

-¿En el traslado hubo golpes, amenazas?- se le pregunta.

-Me tenían aplastado con las botas, apuntándome con un arma larga. La situación fue que como cualquier persona que se está manifestando, no fue el modo de detención. De ello, íbamos en apoyo, a dar asesorías a los campesinos, no íbamos a provocar, ni íbamos en contra del gobierno, sólo queríamos que se llegara a un acuerdo.

Recuerda que cuando llegó al Cereso de Carrillo Puerto, lo bajaron de la patrulla y logró ver que habían detenido a varios campesinos que habían estado con él en la manifestación.

“Y me dicen ‘joven, también a usted lo detuvieron’. Vi a campesinos sangrando de la cabeza, los habían golpeado”.

-¿Cómo cuántos campesinos viste en el Cereso?

-Éramos ocho. En ese momento detuvieron como a 25 personas, aunque algunos no tenían nada que ver, estaban haciendo tareas en el parque principal porque allá no hay internet y ahí se reúnen los estudiantes, había mujeres.

20represion1

Dice que cuando le preguntaron si estaba en la manifestación, él respondió que sí, que estaba en apoyo.

“De volada el Ministerio Público me muestra unas fotos en las que estaba parado en la manifestación; habían mandado personas a fotografiar a diferentes miembros, porque en ese momento yo era secretario de Jóvenes de Morena en Benito Juárez y fuimos a acompañar a los campesinos.

Señala que pasó dos días en la cárcel de Felipe Carrillo Puerto, para después ser trasladado al Ministerio Público, en lo que armaban el expediente.

“Pasé dos días en el Cereso y después me llevaron a los separos. Obviamente estaba dada la orden para tener unos días mientras se creaba el expediente, ya sabes, que junten fotos, evidencias, policías golpeados, etc. Se me hizo muy raro porque cuando nos llevan a los separos, en el Ministerio Público, venían policías con uniformes rotos y acusándonos de que nosotros los habíamos golpeado.

-¿Tú golpeaste a un policía?

-Yo en ningún momento golpeé a un policía, pero me acusaban de hacerlo. Cuando se desahogaban las pruebas, empezamos a darnos cuenta que los policías se contradecían con su primera declaración, por lo que la acusación de lesiones se cayó, también se cae ultrajes. Sólo quedó motín, que era un delito más fuerte que lesiones y ultrajes. Ese delito lo tuvimos que tumbar en un periodo más y no tenía abogado pero no quería, decía “por qué, si soy inocente”, la justicia siempre triunfa aunque tarde. Este proceso duró dos años y recién recibí la sentencia absolutoria. Ya fui a Carrillo Puerto a firmar que estoy enterado del fallo.

Cauich explica que “estar en la cárcel es una situación estrésate, no es un lugar cómodo. Jamás le desearía a nadie esta situación”.

Sin embargo pudo enfrentar el proceso en libertad condicionada, luego de que el presidente del Comité Ejecutivo Municipal de Morena, Alberto “Batún”, pagará la fianza.

“Fue algo muy cruel, en ese momento no cargaba recursos para pagar la fianza. Primero me dijeron que eran 60 mil y luego que 40 mil, pero finalmente me dijeron que eran 20 mil, los cuales se depositaron como fianza y fui liberado. Enfrenté el proceso con libertad condicionada. Tenía que ir afirmar cada 15 días y, si no iba, pues me volverían a detener y tendría que volver a pagar una fianza”.

David Cauich dice que ahora enfrentará otra lucha en los juzgados, pero esta vez para que le regresen el dinero de la fianza, pues se comprobó que era inocente de los delitos de motín, lesiones y ultrajes.

carcel-principal-640x424

“Ahora nomás falta que el Estado me devuelva mi fianza, son 9 mil pesos que me tienen que regresar. Marqué a los juzgados para ver si habían liberado mi cheque y me dijeron que no. Creo que me dijeron que porque había daños a terceros, por lo que tendré que viajar de nuevo a Carrillo Puerto para que me expliquen la razón de no liberarme el cheque”.

-¿Todo lo que cuentas, lo que pasaste, no te parece como un acto de represión?

-Mira, el hoy gobernador (Roberto Borge), que ya va de salida, es un personaje prepotente, ataca a las personas que le llevan la contra. Sí, el nos quiso dar el escarmiento, pero aquí estamos, no vamos a parar para señalar a todo mal gobierno y ya va a tomar protesta el nuevo gobernador (Carlos Joaquín), vamos a esperar que él escuche a los campesinos, la zona maya es muy importante para Quintana Roo, ahí está nuestra cultura, que se acerque y apoye a la zona maya, que haya infraestructura para que sobresalgan. También que pare la represión, que no sea como Roberto Borge.

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*