No existe un Latino que quiera a Trump en México, solo Peña plagiador.

en Actualidad

Por: Sin Embargo*

Políticos, intelectuales y ciudadanos reprobaron el encuentro que sostendrán este día el Presidente Enrique Peña Nieto y el candidato republicano Donald Trump. En redes sociales se desató una serie de críticas y reclamos hacia el Ejecutivo federal por su invitación a un personaje que ha calificado a los mexicanos de violadores y criminales y ha prometido erigir un muro entre los dos países.

El economista y político mexicano Jesús Silva Herzog se manifestó indignado. “La mayor estupidez en la historia de la presidencia mexicana. No tiene paralelo lo que acaban de anunciar”.

Lo de Silva Herzog resume lo que casi todo mundo, en México y Estados Unidos, están diciendo.

Algunos mexicanos conjeturan que Peña Nieto no tuvo otra opción que recibir al candidato luego de emitir una invitación hecha sólo como una formalidad. Trump no es un personaje querido en México por sus cáusticos comentarios sobre los inmigrantes mexicanos que llegan al país del norte.
El analista Alejandro Hope dijo a la agencia AP que Peña Nieto “quería invitar a Hillary (Clinton), pero eso suponía invitar a los dos y no se les ocurrió que Trump aceptaría primero”.

Anoche, el candidato republicano a la Casa Blanca sorprendió al anunciar que se reunirá este miércoles con el Presidente en México, un país que ha sido un blanco recurrente de sus ataques durante la campaña, y lo hará el mismo día de su esperado discurso sobre inmigración.

La visita de Trump a México supone un giro asombroso en su campaña electoral, que comenzó con un insulto a los inmigrantes mexicanos, a quienes llamó “criminales” y “violadores”, y siguió con su propuesta de construir un muro en la frontera sur y pasarle la factura al país vecino.

El periodista mexicano Jorge Ramos manifestó en su cuenta de Twitter que sería un “grave riesgo” si el Presidente “no le canta sus verdades. Los mexicanos no se lo perdonarían, ni aquí ni allá”.

Destacó una coincidencia entre ambos personajes: su pobre popularidad entre los mexicanos, aunque consideró que el mandatario mexicano busca verse como “defensor de México” y dejar atrás sus escándalos.
La politóloga Denise Dresser escribió que prefería reír que llorar ante lo que llamó “pésima decisión” de Peña Nieto para invitar a Trump, y bromeó publicando un sondeo.
El escritor Enrique Krauze exigió al candidato republicano que se disculpe “por llamarnos violadores y asesinos, asegure que no construirá el muro ni deportará a 11 millones de mexicanos”.

Jorge Castañeda, ex canciller de México, coincidió en que Trump debe pedir perdón a los mexicanos. Y sugirió a Peña Nieto darle un mensaje al magnate como el que él difundió en respuesta ante los insultos de éste a los latinos.

“No veo que hace Peña recibiendo a una persona que nos ha insultado tanto tiempo. Parece un acto de desesperación. No entiendo la lógica”, dijo en entrevista con Grupo Fórmula.
La académica del Colegio de México, Soledad Loaeza, cuestionó la “peregrina idea” de permitir que Trump “venga a insultarnos en nuestra propia casa”. Y aseguró que la invitación de Peña Nieto la ha ofendido más que los insultos de Trump. Exige que el jefe del ejecutivo explique su decisión.

El jurista Miguel Carbonell calificó como “desolador, temerario, imprudente y equivocado” recibir a Trump en México.

Ana María Salazar, ex asesora en la Casa Blanca, consideró que “nada bueno” saldrá de la reunión y que en todo caso se fortalecerá el voto antimigrante.

En tanto, Jesús Silva Herzog Márquez calificó el anuncio de la reunión como “la mayor estupidez en la historia de la presidencia mexicana”.

En Los Angeles, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes CHIRLA, emitió un comunicado la noche del martes en el que calificó tanto al candidato como al presidente mexicano de “sordos ante el drama que enfrentan millones de personas que por inseguridad, pobreza y violencia, se ven forzados a escapar a los Estados Unidos”.

Angelica Salas, presidenta de la junta directiva de CHIRLA Action Fund, dijo que “las vidas de los inmigrantes no son un circo para los políticos a ambos lados de la frontera”. Muchos observadores apuntaron en medios sociales que la visita, impulsada según el gobierno mexicano por una invitación realizada tanto a Trump como a Clinton hace unos días para visitar México, viene en momentos en que Peña Nieto tiene uno de los niveles más bajos de popularidad en ese país y el mismo día en que Trump hará un discurso sobre inmigración en Arizona.

Frank Sharry, presidente de Americas Voice, un grupo cabildero pro inmigrante en Washington, se dirigió por twitter al presidente mexicano para pedirle que exija a Trump una disculpa por las ofensas e insultos que ha lanzado contra los mexicanos desde el primer día de su campaña: “I recommend you say: ‘if there’s no apology to our people first, there will be no meeting’”.

El grupo United We Dream, la organización más grande de jóvenes inmigrantes en Estados Unidos dijo que la reunión era “una vergüenza” para el presidente mexicano.

La campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton dijo que esta reunión no era lo importante, sino lo que “Donald Trump diga a los votantes de Arizona, no de México, y si permanece o no comprometido en separar familias y deportar a millones de personas”.

La directora de comunicaciones de Hillary for America, Jennifer PAlmieri, no dejó de recordar que “Donald Trump pintó a los mexicanos como violadores y criminales, y ha prometido deportar a inmigrantes y a sus hijos ciudadanos, forzar a México a pagar por un muro y prohibir las remesas si México no cumple”.

Un humorista en Estados Unidos dijo que Trump visitará a Peña Nieto “para la receta del taco bowl”, refiriendose a la famosa foto de Trump el 5 de mayo felicitando a los mexicanos mientras comía el platillo.

TAMBIÉN LOS POLÍTICOS…

La visita de Trump a México inunda las redes sociales con MEMES

El ex Presidente Vicente Fox Quesada consideró hoy que Peña Nieto comete un “gran error” al recibir al candidato republicano, cuya visita consideró una “maniobra política” para ganar popularidad de cara a las elecciones de EU.

“Trump está utilizando México, está utilizando al Presidente Peña para mejorar sus hundidos números en las encuestas”, consideró Fox en una entrevista en CNN solo unas horas antes del encuentro entre Trump y Peña Nieto en México, un país que el magnate ha convertido en blanco de sus ataques durante la campaña electoral.

Fox, Presidente de México entre 2000 y 2006, consideró que su sucesor está “tomando un enorme riesgo político” al recibir a Trump y avisó que Peña Nieto puede verse perjudicado si reacciona de forma “suave” a los ataques del magnate, que amenaza con construir un muro en la frontera y pasar la factura a México.

Además, entrevistado en Milenio Televisión, el otrora mandatario mexicano aseguró que “no entiendo esta supuesta invitación del Presidente Peña, para qué propósito. Yo creo que Trump nos está o está ‘chamaqueando’ al Presidente Peña, de plano lo está ‘chamaqueando’, lo está usando para sus viles y deleznables propósitos de recuperar votos perdidos. Está en una situación desesperada Trump, está cayendo en las encuestas gravemente, por ser como es, por llevar esta soberbia que muestra todos los días”.

Trump no tardó en contestar a los comentarios de Fox y en su cuenta en Twitter aseguró que también recibió una invitación para visitar México del ex mandatario, quien ha protagonizado numerosos desencuentros con el magnate, a quien ha llamado “falso profeta” y a quien comparó con Adolf Hitler.
La ex Primera Dama Margarita Zavala escribió en Twitter un mensaje dirigido al republicano: “Aunque lo hayan invitado, sepa que no es bienvenido. Los mexicanos tenemos dignidad y repudiamos su discurso de odio”. Zavala es considerada posible candidata presidencial del Partido Acción Nacional (PAN) para 2018.

El Senador perredista Miguel Barbosa Huerta consideró que se trata de una conducta indigna del Gobierno, luego de la campaña de ataques lanzada por el empresario en contra de los mexicanos.

“Repudio la presencia de Trump en México. Es un error político de Peña Nieto dejarse utilizar por ese mentiroso antimexicano”, expresó.

El presidente de Acción Nacional, Ricardo Anaya Cortés escribió: “¿En qué cabeza cabe invitar a Donald Trump? Los mexicanos tenemos memoria y dignidad. @realDonaldTrump no es bienvenido a México” (sic)”.

Asimismo, la Senadora Gabriela Cuevas Barrón, a nombre de la bancada panista en la Cámara Alta, exigió a Peña Nieto cancele la reunión con Donald Trump bajo el alegato de que le estaría dando pie a que venga a realizar un acto de campaña mientras el candidato se encuentra bajo en las encuestas.

Algunos mexicanos planean realizar al menos dos manifestaciones en la Ciudad de México en rechazo a la visita de Donald Trump. La primera convocatoria se lanzó a través de Twiter y será a las 11:00 en el Ángel de la Independencia. La segunda es de la Coalición Binacional, –que durante un año ha protestado contra los mensajes xenófobos del candidato– y se prevé a las 13:00 horas en el Hemiciclo a Juárez de la Ciudad de México, ubicado a unos pasos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
Fuentes de la Presidencia confirmaron a la prensa nacional que el encuentro iniciará entre las 14:00 y 16:00 horas, en la Residencia Oficial de Los Pinos.

Afirmaron que la reunión durará alrededor de una hora y media, y el tema central será la contribución de los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

La jefa de campaña del magnate, Kellyanne Conway, dijo en entrevista con NBC que el candidato republicano busca proyectar una imagen “presidencial” en su reunión con Enrique Peña Nieto, con quien hoy hablará de inmigración, comercio y empleo.

“Creo que tendrán una productiva conversación sobre inmigración ilegal pero también sobre política comercial y empleos”, se limitó a decir Conway, quien aseguró que Trump quiere “discutir los problemas y desafíos comunes” que enfrentan los dos países.

Por su parte, Larry Rubin, representante del Partido Republicano de los Estados Unidos en México, dijo en entrevista con Milenio Televisión que “parte de la idea de la visita de Donald Trump es demostrar lo importante que él sabe es la relación México-Estados Unidos”.

Cuestionado acerca de la postura del magnate inmobiliario de construir un muro entre ambas naciones y realizar deportaciones masivas, Rubin respondió que durante la administración del Presidente Obama se ha dado el mayor número de deportaciones en un gobierno demócrata, por lo que refirió que “la idea es ayudar y coadyuvar al Congreso de Estados Unidos a que se lleve a cabo una reforma migratoria que tan urgente es y que tanto ha pedido la ciudadanía norteamericana”.

Asimismo, el representante aseguró que Donald Trump llegará a México a las 15:15 horas de este miércoles y de ahí, del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), se trasladará a Los Pinos.

Además, añadió que “para el Partido Republicano es muy importante que se dé esta visita porque abre aún más los diálogos y los canales de comunicación entre México y la candidatura de Donald Trump. También para demostrar que Donald Trump sabe y cree en una relación fuerte o vigorosa con México”.

En ese sentido, expresó que Trump no busca necesariamente ganarse la simpatía de los hispanos, traducible en voto latino, sino refrendar la relación entre ambas naciones… y por qué no, también mejorar su imagen en México.

En cambio, al respecto de la visita, la contrincante de Trump en la carrera presidencial de los Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton, publicó en su cuenta de Twitter una serie de mensajes de Trump en las que habla de México y de los mexicanos de manera despectiva.
Históricamente, México se ha apegado al principio de mantenerse neutral en las elecciones de otro país, y es por ello que se invitó tanto a Trump como a Clinton, aunque los mexicanos favorecen la posición de Clinton de darles una vía a los inmigrantes para que consigan ciudadanía.

Los mexicanos desde hace tiempo han hecho —y destrozado— piñatas con la figura de Trump. Incluso crearon un videojuego en que los jugadores pueden lanzar cactus, balones de fútbol y botellas de tequila hacia una figura que representa al candidato republicano.

El viaje de Trump se producirá, previsiblemente, antes del discurso que tiene previsto dar en el estado de Arizona y que estará centrado en su política migratoria.

Medios estadounidense como el New York Times, Washington Post y The Wall Street Journal esperan a ver si su viaje a México supone un primer paso en la posible suavización de su postura respecto a la inmigración.

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*