A 2 años, aún hay esperanzas de encontrar vivos a los normalistas de Ayotzinapa: Emilio Navarrete, padre de uno de los 43

en Política

Por Enrique Huerta

 Emilio Navarrete, papá de José Ángel Navarrete, es de baja estatura, pero corpulento. Moreno por las jornadas de trabajo bajo el sol abrazador de Guerrero, ahora su tiempo se va en la búsqueda de su hijo, quien es uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecido en Iguala desde hace dos años.

Tras la marcha en Cancún, que partió del Malecón Tajamar -lugar donde ocurrió un gran ecocidio- hacia la explanada del Palacio Municipal y en la que participaron alrededor de 150 personas, a este hombre todavía le quedó el temple de hablar sobre su hijo, sobre las esperanzas de encontrar vivos a los 43 muchachos y de las omisiones y trabas que durante dos años el gobierno de Enrique Peña Nieto ha puesto para resolver su caso.

“(Mi hijo) era un joven que ingresó a la escuela normal de Ayotzinapa y, pues, fue desgraciadamente privado de su libertad por elementos del gobierno federal”, comentó Emilio Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, mientras eran recolectadas las 44 antorchas que iluminaron la noche cancunense en conmemoración de los 43 jóvenes.

-¿Su hijo era activista, estaba en alguna organización política?

-No, para nada. Él era un joven que salió de la preparatoria, no traía ningún ideal, su único interés era estudiar, nada de involucrarse en nada.

-¿Cuántos años tiene su hijo?

-18 años.

-¿Cómo describiría a su hijo?

-Es un joven tranquilo, le gusta jugar al futbol y jugaba con un hermano que tengo, desde que tenía ocho años jugaba con los que tenían 14 o 15, nunca jugaba con chicos de su edad. Es un joven tranquilo y por eso igualmente me duele lo que le han hecho- detalló tratando de que el nudo que se hace en su garganta no deshaga en llanto.

-Platíquenos cómo fue esa noche en que su hijo no llegó a casa

-Mi muchacho llevaba dos meses en la normal; se quedaba casi a dormir en la escuela. El 24 de septiembre fue a la casa diciéndome que les darían un día -el día 26 de septiembre- para llegar a casa. Entonces, platiqué con él, estuve platicando en la mañana cuando fui a almorzar a la casa y le dije: “Hijo, te quiero mucho. Pepe, te quiero mucho, a donde quiera que estés voy a ir por ti”. Jamás imaginé que fuera a pasar algo así- respondió con una mirada perdida, cargada de nostalgia.

-¿Qué siente que a dos años de la desaparición de su hijo, el gobierno federal en vez de investigar, presente omisiones e, incluso, haya obstaculizado las investigaciones del GIEI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y no resuelva este caso?

-Es algo muy decepcionante porque nosotros llegamos al gobierno federal, que nos dé ese apoyo, que lo resolverían, no que nos dijeran una mentira. Nos quedamos así como “fuimos a ver al presidente de la República y mira con lo que sale”. No entendemos porqué esa actitud del gobierno federal hacia nosotros.

-Como usted dijo en el mitin, mentira tras mentira, acusaban a los jóvenes de narcotraficantes y luego de guerrilleros, ¿qué opina de eso?

-Es un agravio porque los señalan de estar involucrados en grupos delictivos, en los robos que dice el gobierno que hubo, pero yo le digo al gobierno: “Bueno, pues compruébalo”. Yo conozco bien a mi hijo, no tengo nada que esconder. Si quiere investigar, pues adelante, las puertas están abiertas y lo único que me interesa es saber la verdad. Nunca han hecho nada, sólo poner barreras para poder llegar a la verdad, por eso hemos solicitado la ayuda internacional y hemos podido tumbar la verdad que dijo (el exprocurador de Justicia) Murillo Karam en su momento.

-¿Qué opina de la “verdad histórica” del extitular de la PGR, Jesús Murillo Karam?

-Mira, yo no fui de los padres que me quedara sentado, esperando respuestas, busqué a mi hijo desde el principio, independientemente de los rumores que decía la gente de haberlos visto en tal lado; yo fui a varios lugares, lo busqué, después me integré con el gobierno federal en la búsqueda, llevar información. Cuando dijo Murillo Karam, el gobierno federal no tenía evidencias de que hubiera habido algo ahí (el supuesto incendio en el basurero de Cocula) y de repente Murillo Karam salió con eso, entonces descontroló esa investigación y ahí se estancó.

-Con las limitaciones que sufrió el GIEI, ¿aguardan esperanzas con la llegada de la comisión investigadora de la ONU?

-Pues mira, para nosotros poder llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que mandó a los expertos, bueno… No estuve en el alto comisionado de la ONU cuando fue a la Normal, pero por lo que tengo entendido sólo hace recomendaciones, por lo que no tienen mucho el poder para exigirle al gobierno mexicano que resuelva el caso, sólo sugerencias. Pero hemos logrado pedir un mecanismo especial para Ayotzinapa de la Comisión Interamericana, después de mucho trabajo; tenía que llegar el 25 de agosto, no sabemos porqué se ha retrasado, pero llegará en los próximos días para que el gobierno retome las líneas de investigación que dejaron los expertos.

Dijo que además de esperar que se retomen las investigaciones desde donde las dejaron los expertos del GIEI, los padres de Ayotzinapa continuarán peleando por la vía política para que se resuelva el caso.

“Nuestro único interés es que tengamos resultados”, aseguró Emilio Navarrete.

_dsc0031

Indiferencia local, apoyo foráneo

 El padre de José Ángel Navarrete, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa que desapareció hace ya dos años, señaló que a pesar de que en su comunidad no encuentra un apoyo, sí lo ha hallado en otros lugares de México y el mundo, con las marchas de solidaridad, como la que se llevó a cabo en Cancún o en Playa del Carmen, donde hubo varias actividades lúdicas.

-¿Cómo trastocó la desaparición de estos jóvenes en su comunidad?

-Mira, yo soy de Tixtla, cerca de la Normal, y hay poco apoyo en mi comunidad. Hay una pequeña organización de maestros y otros colectivos, pero la mayoría es un poco indiferente. Son apartidistas.

 -¿Qué siente del apoyo nacional e internacional?

-He encontrado una gran familia de mexicanos que me han levantado, que estamos aquí a dos años. Del apoyo internacional, de organismos independientes y de personas con conciencia que donde quiera que están se manifiestan en los consulados mexicanos y están apoyando. Son todos ellos los que no te dejan caer, porque a veces tienes que pasar etapas y a veces quisieras tirarte, dormir y nunca despertar. Es el pueblo el que nos ha dado esa fuerza de estar de pie.

-¿Todavía hay esperanzas en los padres de familia de encontrarlos vivos?

-Mira, esperanzas hay muchas, lo que pasa es que desafortunadamente el gobierno mexicano no tiene la voluntad de apoyar en el caso, ha habido trabas, pero sí tenemos esperanzas de encontrarlos con vida porque no existe evidencia alguna de lo que ellos han dicho. Yo le he pedido a la procuradora, a Arely (Gómez) que me diga en la cara si en verdad cree la “verdad histórica” de Murillo Karam, que lo diga públicamente.

Al preguntarle sobre qué les depara en el camino a los padres y familiares de los 43 jóvenes desaparecidos, Emilio Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, miró fijamente y aseguró que sólo queda seguir luchando hasta que aparezcan vivos sus hijos o sepan qué pasó con ellos y acabe este suplicio de incertidumbre.

PGR sólo ha atendido 8 de 47 recomendaciones por caso Ayotzinapa

 La Procuraduría General de la República (PGR) admitió haber atendido a sólo 8 de 47 recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y 29 en vías de atención; detalla que ha entregado información “en más del 78 por ciento de las observaciones” que “implican más de 800 evidencias”, según el portal Aristegui Noticias.

Sobre las 941 peticiones formuladas por el GIEI, afirma que se han atendido ya en un 93 por ciento.

El sábado, afirmó que este caso es tratado con “prioridad” y que la investigación contemplará “todas las líneas” de investigación, pues “se mantiene abierta la investigación para conocer a plenitud lo ocurrido con los jóvenes”.

También se comprometió “al desarrollo de nuevas líneas de investigación, atendiendo en todo momento los planteamientos, propuestas y peticiones de los familiares de las víctimas directas, de la coadyuvancia y de los organismos nacionales e internacionales que han venido dando seguimiento al caso”.

Y finalmente, asegura que cualquier controversia “por diferencias de criterios técnicos, se procurará sea aclarado en su momento, mediante los mecanismos legales aplicables” y en acuerdo previo con los familiares.

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*