Coca y Pepsi compran leyes, ONGs y fundaciones para zafarse de la crisis de obesidad, revela estudio

en Noticias

Coca y Pepsi compran leyes, ONGs y fundaciones para zafarse de la crisis de obesidad, revela estudio
Por Redacción / Sin Embargo octubre 10, 2016 – 8:00 pm • 0 Comentarios
Un nuevo estudio publicado hoy revela que entre 2001 y 2015 las compañías refresqueras Coco-Cola Company y PepsiCo realizaron patrocinios a 96 organizaciones de salud en Estados Unidos. En México, denuncia el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, la industria refresquera ha comprado estudios “científicos” para minimizar el impacto del impuesto al refresco, vigente hace dos años, da dinero a organizaciones e incluso a instituciones de investigación, y cabildea en contra de la regulación del etiquetado.

Un pobre imbecil tomando Coca Cola
Un pobre imbecil tomando Coca Cola

Ciudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).- Un nuevo estudio publicado hoy revela que entre 2001 y 2015 las compañías refresqueras Coca-Cola Company y PepsiCo realizaron patrocinios a 96 organizaciones de salud en Estados Unidos con el objetivo de minimizar la concientización sobre el vínculo entre los refrescos y otras bebidas azucaradas y la obesidad; e incluso presionaron en contra de 29 proyectos de Ley de salud pública que buscan reducir el consumo de refrescos.

El documento indica que entre 2011 y 2014 Coca-Cola gastó más de 6 millones de dólares al año en este tipo de patrocinios, y PepsiCo unos tres millones al año en promedio.

Un nuevo estudio publicado hoy en el American Journal of Preventive Medicine halló que un total de 96 organizaciones de salud en Estados Unidos aceptaron dinero de Coca-Cola y PepsiCo o de ambas. La lista incluye a muchas instituciones médicas y de salud pública que tienen como objetivo la lucha contra la epidemia de la obesidad.

Productos de muerte
Productos de muerte

El estudio concluye que una serie de organizaciones de salud en Estados Unidos se han retirado de su responsabilidad de promover políticas que reduzcan el consumo de refresco, retirándose del debate público de políticas que buscan ese objetivo, e incluso oponiéndose a las legislaciones en torno a este tipo de bebidas o colaborando con las empresas para producir materiales educativos conjuntos.
Entre las organizaciones que halló la investigación están 63 de salud pública, 19 médicas, 7 fundaciones de salud, 5 gubernamentales y 2 grupos e suministro de alimentos. Hay al menos 2 organizaciones de la diabetes, como la American Diabetes Association y la Juvenil Diabetes Research Fundation. Además se encuentran la Escuela de Medicina de Harvard, la Universidad Médica de Carolina del Sur, se encuentran también relacionada las universidades de Washington y la de Georgia.

En tanto, de acuerdo con el estudio, entre 2011 y 2015 se encontraron un total de 29 proyectos de Ley o propuestas que se encontraron con el apoyo o la oposición de Coca-Cola y PepsiCo, o en algunos casos los brazos de esta firmas. Detalla que 12 de estas legislaciones fueron en torno a los impuestos al refresco, cuatro estaban relacionadas a las regulaciones del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria que en Estados Unidos es el programa más grande de red de seguridad de hambre.

Venden dulce muerte a mexicanos que como Peña Nieto la consumen sin chistar
Venden dulce muerte a mexicanos que como Peña Nieto la consumen sin chistar

Además las refresqueras fueron en contra de tres reglamentos sobre la publicidad, uno buscaba limitar el tamaño de esas bebidas en Nueva York; otra era un proyecto de Ley para extender las etiquetas de de advertencia como las ya existentes en las cajetillas de cigarros a estas bebidas.

El texto indica que contrario a como ha sucedido con la industria del alcohol y el tabaco donde se ha podido documentar el uso del patrocinio corporativo a organizaciones de salud para sofocar el apoyo potencial de las políticas en torno al cigarro y las bebidas alcohólicas, no ha habido un intento sistemático para hacerlo con las empresas refresqueras.

Este análisis se realizó en todo Estados Unidos durante el periodo de 2011 y 2015, sin embargo, alerta que debe realizarse a nivel global para identificar la naturaleza y el alcance de estos patrocinios.

Daniel Aaron, coautor del estudio e investigador de la Facultad de Salud Pública de Boston, dijo a El País: “nos hemos centrado solo en organizaciones que operan en Estados Unidos a nivel de todo el país, así que el número de entidades que reciben fondos de estas dos empresas en todo el mundo debe ser mucho más alto, de cientos o incluso miles”.

De acuerdo con Alejandro Calvillo, la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto en la inauguración de un Centro de Desarrollo de Coca-Cola en México en septiembre pasado, deja en claro “el poder que tiene” la empresa en México. Foto: Cuartoscuro
De acuerdo con Alejandro Calvillo, la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto en la inauguración de un Centro de Desarrollo de Coca-Cola en México en septiembre pasado, “habl del poder que tiene” la empresa en México. Foto: Cuartoscuro

EN MÉXICO, COMPRAN ESTUDIOS Y DA DINERO A ASOCIACIONES

Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, dijo que en México la industria refresquera ha comprado estudios científicos, da dinero y ha comprado organizaciones e incluso ha “soltado” dinero a universidades e instituciones de investigación, cabildea en contra del impuesto al refresco y de la regulación del etiquetado.
El activista recordó que en México las refresqueras compraron al menos tres estudios para evaluar el impuesto de un peso por cada litro de bebida azucara, vigente desde hace dos años, donde se habla de la magnitud de la obesidad y la diabetes en el país, pero no mencionan el vínculo de las bebidas azucaradas y estas enfermedades.

“Eso te habla de cómo están fluyendo estos recursos [en el país]”, dijo en entrevista con SinEmbargo.

Calvillo agregó: “es muy importante señalar a la Asociación Mexicana de Diabetes porque ellos salieron a decir que no había una relación probada directa entre las bebidas azucaradas, la obesidad y la diabetes”.

Recordó que en días recientes, la Asociación incluso anunció que los edulcolorantes no calóricos son seguros para los niños y para mujeres embarazadas.

Acusó que en el Observatorio Mexicano de Enfermedades no Transmisibles, creado por la Secretaría de Salud para vigilar la obesidad, la industria participa, así como organizaciones que se presentan como civiles pero que reciben dinero de las refresqueras, como es el caso de Mexicanos Activos.

Recordó que las refresqueras tiene la puerta abierta a los principales gobiernos del mundo, y en México no ha sido la excepción. Y recordó que en días recientes la participación del Presidente Enrique Peña Nieto en la inauguración de un Centro de Desarrollo de Coca-Cola en México, “habla del poder que tiene [Coca-Cola]”.

“La política pública en México ha estado coptada por esos intereses y especialmente en el caso del etiquetado y de la regulación de la publicidad, ahí estuvo la coptación de la política”.

ADEMÁS:

Refresqueras y azucareras pagan estudios para vender más a mexicanos, de por sí gordos: ONGs
A principios de este año el Comité Revisor del Estudio sobre el Impacto del Impuesto a las bebidas azucaradas, del Instituto Nacional de Salud Pública, denunció que la industria refresquera paga estudios con diferentes enfoques centrados en demostrar que el impacto del aumento de 1 peso por litro, vigente desde hace dos años, no ha tenido una repercusión positiva en la epidemia de obesidad que padece México. El argumento central es la tasa impositiva no ha logrado disminuir el consumo de bebidas gaseosas en gran medida y que, incluso, afectó el crecimiento económico del país por las pérdidas provocadas a la industria.

En México, el consumo per cápita de las bebidas carbonatadas es de 135 litros por persona. Está en los primeros lugares del mundo en obesidad en adultos, primer lugar en diabetes tipo 2 y el cuarto en obesidad infantil. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aquí se consumen en promedio unas 3 mil 024 kilocalorías diarias, 1 mil 024 por encima de las 2 mil recomendadas a nivel internacional para una ingesta diaria saludable.

En septiembre pasado, expertos alertaron que las refresqueras y azucareras pagan estudios con el objetivo de vender más a los mexicanos pese a la crisis de obesidad que atraviesa el país.

Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, alertó que en México “las autoridades de salud defienden la colaboración de las empresas y realizan campañas que aparentan promover la salud pública cuando, en realidad, están desviando la atención del daño que provocan sus bebidas, centrando la atención en que el problema es solo de balance energético, promocionando la actividad física”.

Por su parte, el doctor Enrique Gómez, de la Asociación Nacional de Cardiología de México, señaló que de 2006 a 2016 se dio un incremento del 100 por ciento en los casos de diabetes tipo 2 en el país, lo cual, destacó: “tiene que ver con el consumo de bebidas azucaradas y en México se beben 180 litros de Coca-Cola per capita al año”.

Pese a las alertas que expertos y organizaciones han hecho en reiteradas ocasiones sobre los alto consumo de refrescos en el país, el pasado 8 de septiembre el Presidente Enrique Peña Nieto, durante la inauguración de un Centro de Desarrollo de Coca-Cola en la Ciudad de México, dijo: “Les puedo decir que el Presidente de la República toma Coca-Cola todos los días… Coca-Cola Light. Espero que esta sea una buena publicidad para los productos de ustedes, o no lo sé ya, pero me confieso como consumidor de sus producto.

Su declaración causó de inmediato reacciones en contra entre la opinión pública y expertos en la materia.

ADEMÁS:

¿Y si tomas una Coca Light al día, como EPN? Pues prepárate a vivir mal: nutriólogos

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*