Nido de víboras por Kukulkán , periodismo insurgente vs periodismo borgista

en Chetumal/Noticias

Nido de víboras por Kukulkán

CRUCIFIJOS, PUÑADOS de ajo y litros de agua bendita es lo que recomienda un comunicador para alejar a los que llama “vampiros periodistas” que no dejan de chillar como marranos porque ya nadie les arroja “maíz”, ni siquiera sus anteriores empleadores. PORQUE AHORA, como sostiene Gilberto Avilez, “las focas aplaudidoras de Chetumal” están cada vez más indignadas con los comunicadores que no requieren de subvenciones oficiales para trabajar. Que se ganan el pan, informando, no chantajeando, que buscan la noticia, entre la ciudadanía, y no detrás del escritorio del encargado de comunicación social en turno.

EL MUNDO al revés. En los peores momentos del periodismo de Quintana Roo, cuando la censura era atroz, “las focas aplaudidoras de Chetumal” se callaban ante la persecución y el hostigamiento a periodistas mientras que ellos tenían su “maicito” seguro. CÉLEBRE ERA el momento, cumbre de la felicidad, cuando un funcionario de Roberto Borge convocaba a esas foquitas para saber qué se les antojaba recibir del Sr. Gobernador para que escribieran, hablaran y divulgaran noticias favorables al gobierno del PRI.

HABÍA QUIEN pedía una casa. Otros solicitaron viajes a destinos de lujo como Dubai, prostitutas de Europa del este incluidas, Shangai o, por elegir el lugar común de todos los lugares comunes, París. A aquellos que pidieron se les dio de todo: dinero, terrenos, casas, automóviles, brebajes finos. CADA MARRANO se daba su atascón. Pero como bien dicen los hombres de Sinaloa, los que saben andar sin miedo por las veredas de la sierra, “se puede ser marrano, pero no trompudo”.

AHORA HAY dos bandos muy definidos. “Los periodistas insurgentes con ideales sublimes” y “Los periodistas de Chetumal pro nazis y borgistas de hueso colorado”, a quien Pedro Canché llamó, llanamente, “Las putas del régimen”. Es el sur contra el norte. El atraso contra el presente de un país harto de corrupción, incluida la de “sus periodistas”, si es que algunos podría llamárseles así.

¿SABRÁN ALGO de Ética? Yo ni conozco a esa ruca, responderán y serán sinceros. PORQUE EXIGIR dinero público no vuelve a nadie periodista ni informador ni comunicador, al contrario, lo convierte en extorsionador.

QUIÉRASE O no, ése es “un periodismo abominable” como lo califica, quizás en un acto de sinceridad, uno de “los periodistas afectados”. Porque, como insiste el quejoso, “si no estuviste en la cárcel como (Pedro) Canché ni fuiste agredido por Roberto Borge no mereces un rincón del paraíso apartado para los candidatos a la canonización”.

MARRANOS, FOCAS, vampiros, putas, “periodistas”, llámeseles como se les llame, aguánteseles como se les aguante, han parecido olvidar el legado de Carlos Hank González quien los describió en una paráfrasis de uno de sus adagios más célebres: “Periodista sin chayo, es un pobre periodista”.

YA NO se peleen más. Mejor acostúmbrese a vivir como todos los ciudadanos a los que aseguran dar voz. Paguen impuestos, vivan honestamente. Concentren energías en investigar bien. Y piensen que aquellos viajes, billetotes, fiestesotas, son parte de un pasado que no volverá. Hay sueños de los que es muy difícil despertar y éste ya se terminó.

¿O QUÉ? ¿Creen que por chillar más amanecerá más temprano en la Bahía de Chetumal o que sus lagrimones y dolor conmoverán a su ex patrón y les dará una “iguala” de todo lo que robó? ¿Ya se les olvidó que fue el Año de Hidalgo y los únicos cándidos y chamaqueados son los que más lloran?

ACUÉRDENSE QUE, para todo mal, mezcal. Y para todo bien,

¡también!

SALUCITA PUES.

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*