Sigue mandando Beto Borge en Cancún

Un descomunal ridículo protagonizó este fin de semana el Alcalde de Benito Juárez, Cancún, Remberto Estrada Barba, junto con su Director de Fiscalización, Eduardo Mariscal de la Selva, quienes en la mañana clausuraron la plaza de toros, y por la tarde tuvieron que recular, ya que el Edil fue informado que ese centro de espectáculos es de Roberto Borge Angulo, el cual maneja, según ha trascendido, a través de su prestanombre Alejandro Álvarez Puga.

“Con bombos y platillos”, al medio día del pasado jueves,  Mariscal de la Selva presumía con imágenes que no dejan lugar para las dudas, de que se estaba aplicando la ley en Cancún; “Solicitamos los documentos que deben estar actualizados, como la licencia de funcionamiento del 2016, junto con los trámites ante Siresol y Protección Civil de ese año; sin embargo, no mostraron nada, por lo cual se procedió a la sanción administrativa y la colocación de los sellos de clausura”.

El funcionario del Ayuntamiento de “Benito Juárez”, sostuvo además que se atendían denuncias ciudadanas contra dicho establecimiento de espectáculos, señalando en su comunicado oficial: “que la dirección a su cargo recibió 15 quejas ciudadanas donde se expresaba que los boletos que se empezaron a vender para eventos próximos, como son conciertos y corridas de toros, no contaban con el sello oficial de la Secretaría General del Ayuntamiento de Benito Juárez, tal como lo establece la ley”; por ello exhibieron públicamente como trofeos las imágenes de la Taquilla Clausurada.

Pero la sorpresa entre los transeúntes vino cuando vieron que pocas horas más tarde, el mismo personal que colocó los sellos de clausura e hizo alarde de su trabajo, regresó a retirar las calcomanías pegadas, y que mostraban en su actuar el ánimo de perros con “la cola entre las patas”.

Eduardo Mariscal de la Selva, Director de Fiscalización, se tuvo que comer sus sellos de clausura a la Plaza de Toros.

Fuentes consultadas de esa misma Dirección de Fiscalización, dan cuenta de que al par de horas de haber realizado el acto de clausura, su Jefe (Eduardo Mariscal) recibió una llamada de atención –vía telefónica- de parte del Edil, Remberto Estrada Barba, quien molesto le dijo que ya lo había metido en confrontación con sus amigos, haciendo referencia al ex gobernador Borge Angulo.

Y es que al parecer, el funcionario no sabía que quienes manejan ese negocio no es solamente Alejandro Álvarez Puga, sino el propio ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, para quien trabaja el primero de los nombrados.

De esta manera, la administración municipal, exhibe su complicidad y ligas con el ex Gobernador, quien ha dado muestra que con solo una llamada telefónica pone a temblar hasta al que se dice más valiente; muestra de ellos es que sin pagar un solo peso reabrió la Plaza de Toros que le habían clausurado, ya que eso de que pagó una multita solo es un ardid del ayuntamiento para pasar la vergüenza de forma menos criticable. (La Denuncia)

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

2 Comments

  1. Bueno, bueno: “al perro con otras pulgas”, esa frase con que termina canche, es nada menos que del laureado y extraordinario héroe sudafricano MANDELA.
    Respecto a los datos que proporciona de la clausura y reapertura de la plaza de toros, es vergonzosa la actuacion de las autoridades municipales, lo que ya no es nuevo y no por esto menos reprobable, reflejando en manos de quien está la administración pública municipal y la más cercana a la ciudadanía.
    Si observamos con serenidad y equilibrio: con bombo y platillos se mediatiza la funciona fiscal municipal, por el aumento y/o acrecentamiento de impuestos. Lo que no observamos o sabemos, con puntualidad, es en que sean honestamente usados esos recursos, pero lo evidente, es que, en su mayor parte, se gastan en satisfacer las veleidades y egolatría, así como indebida acumulación de riqueza, de los empleados y funcionarios ineptos e ignorantes, subordinados y agachados, lo que se constata en el día a día, cuando lo vemos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.