El sueño de Quintana Roo en el Primer Informe

en Actualidad/Editorial

POR BASILIO ARÉVALO.-

Para presentar los desafíos, avances y pendientes a un primer año de funciones, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González (el octavo de esta joven entidad y el primero que históricamente llega por vía de alternancia), preparó dos informes: uno en el epicentro del estado, Ciudad Chetumal, y el segundo en Cancún, ciudad turística del municipio de Benito Juárez, el máximo ícono de la industria turística en el Continente, sólo que con 121 ejecuciones registradas al día de su acto protocolario.

En un Polyforum congestionado por el exceso vehicular, cuya sede está afincada alado de una de las obras más ofensivas del borgismo, el llamado Auditorio del Bienestar –elefante blanco cuyo costo superó 220 millones de pesos–, el gobernador del cambio admitió que el desafío prioritario sigue siendo el mismo desde el primer día de funciones: la seguridad de las familias.

Paradójicamente, unas 40 horas antes y justo enfrente de donde el jefe del Ejecutivo señala palabras que ejemplifican la utopía que gobierna el municipio, una sucursal de la Cafetería Náder (consorcio con 5 unidades de venta y que es una de las firmas emblemáticas nacidas con el Cancún de los 70), fue asaltada. Un comando armado irrumpió, “vació” las cajas registradoras y también a los comensales.

Nuestro desafío prioritario ante ustedes sigue siendo el mismo desde el primer día: la seguridad, la confianza, la esperanza y el compromiso para trabajar en lo que sea necesario para salir adelante. Pero hay un Quintana Roo residual, destruido por las huellas de lo que nos pasó y lo queremos superar, anhelamos recuperar con la misma esperanza de todas las generaciones de mexicanos y extranjeros que vinieron en busca de oportunidades a esta tierra, insistía el gobernador Carlos Joaquín González frente al micrófono.

El Polyforum Benito Juárez está plagado de afiches, pancartas y lonas colosales con la imagen del gobernador, testimonios de ciudadanos en cada rubro del informe resaltando la frase del cambio: “Más y mejores oportunidades para todos”.

“Este es el Quintana Roo de nuestros sueños, el que queremos seguir construyendo de la mano con ustedes. Para estar cerca, hemos sacado al gobierno de las oficinas a la calle. A los municipios. A las colonias y a las ciudades donde ustedes viven, trabajan y luchan día a día por un mejor futuro, porque escuchar a la gente es la principal virtud de la democracia. Yo seguiré escuchándolos, dialogando con ustedes, cara a cara sin vallas, sin intermediarios, porque nadie debe cree que ésta es solo mi lucha”.

En el sonido ambiental se escucha la melodía “Suéñame Quintana Roo”, autoría del compositor argentino Ricardo Ceratto, que la compuso ¡sin conocer siquiera el estado! Y bueno, fue esta la especie de himno obligado que se escuchó durante los más de 35 años de gobiernos priistas en Quintana Roo. La misma que esta tarde se escuchó en el gobierno del cambio. La alternancia de una coalición demoníaca entre el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Acción Nacional (PAN) que presume haberle llevado a Carlos Joaquín en la gubernatura.

En fin, en el sonido ambiente las estrofas del cantautor nativo de Santa Fe, contemporáneo de Leo Dan y estrella de las ediciones del Festival OTI Internacional que, por cierto, desarrolló la estatura de un juglar porque componía sus canciones sin conocer los lugares. Mientras Carlos Joaquín sigue dando lectura al resumen de 72 cuartillas, rememoro la historia estatal: “…La fuente de inspiración de Ricardo Ceratto fueron trípticos de información turística. Este hecho le dio grandes satisfacciones, pero ninguna como la que ocurrió con Quintana Roo en 1982, pues con su tema logró darle identidad a las nuevas generaciones”. Otro pasaje: “Ceratto había compuesto Canción de Cuna y al tener éxito la registró en España con el nombre de Suéñame Quintana Roo. La dio a conocer en grabación de audio cassette interpretada por Imelda Miller, quien a su vez la entregó por encomienda de Ceratto al entonces gobernador, Pedro Joaquín Coldwell quien al gustarle le pidió a la estudiantina de la Escuela Secundaria Federal Adolfo López Mateos, darla a conocer, lo que constituyó un acierto, pues esta melodía tocó la sensibilidad de los quintanarroenses y hasta hoy es una de las canciones de mayor identidad”. (Hasta aquí, la historia de lo que logró durante su administración como gobernador del mismo estado, un hermano de Carlos Joaquín, Pedro Joaquín Coldwell, actualmente funcionario de primer nivel en el gobierno de la República con Enrique Peña Nieto).

Por inercia consulto conceptos en una iPad: “Juglar: Persona que en la Edad Media iba de pueblo en pueblo divirtiendo a la gente con sus canciones, bailes o juegos a cambio de dinero o dádivas”. Otro concepto: “Neuromarketing, neuromercadotecnia o neuromercadeo: consiste en la aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencias, en el ámbito de la mercadotecnia y que analiza los niveles de emoción, atención y memoria según los estímulos percibidos de forma consciente o subconsciente”.

Tengo la impresión que lo ocurrido esta tarde del doceavo día de septiembre de 2017 es el sueño de muchos, pero se está haciendo un uso exacerbado del neuromarketing, de una política de llegar a la emoción. De ver transcurrir un año de acusaciones, quejas y descubrimientos, pero de muy pocos resultados. El gobernador ha escuchado mucho a súper asesores “importados”, quienes cual tiempos de La Conquista, creen traer a Quintana Roo lo mejor de su tiempo, como si cambiaran espejitos por jade.

Exhalta la voz de Carlos Joaquín: “Se necesita la ayuda de todos y tenemos que dar muchas batallas. Batallas contra el hambre. Contra la pobreza y la exclusión. Contra la incomprensión. En definitiva, la batalla para que nuestro proyecto de Quintana Roo nos cobije de verdad a todos. Creo que mis sueños, son los sueños compartidos por la mayoría de ustedes. Quiero contagiarles el ánimo de que sí podemos, de que sí se puede vencer la inacción, la desidia, la indolencia, el autoritarismo, la impunidad y el latrocinio. Estamos reconstruyendo y recuperando un Quintana Roo con dignidad, con equidad e inclusión social. Somos muchos los que estamos dispuestos a ser parte y escribir la nueva historia de nuestro estado”.

En el Polyforum, al igual que la canción de Ceratto, muchos piensan que el gobernador finge no conocer lo que sabe. “Ya no es momento de pretextos, ya no es tiempo de quedarnos con los brazos cruzados, ustedes demandan resultados. Es el momento de volver a respirar paz y seguridad. Volver a las plazas y a los parques. El momento de demostrara a México y el mundo un nuevo rosto. La hora de volver a confiar en nosotros. ¡Es el momento de trabajar juntos por un Quintana Roo con más y mejores oportunidades para todos!”… un año después, se escucha el murmullo entre algunos presentes en las filas del abarrotado Polyforum.

Cita Carlos Joaquín: “Debemos abordar el reclamo más sentido de la sociedad: la inseguridad. Quintana Roo no ha sido ajeno a la tendencia nacional”. Y me pregunto si esas líneas de su discurso habrían calado el pasado sábado, en la primera presentación de su informe en Chetumal, cuando las dijo frente a uno de sus invitados especiales, el ex presidente (panista) Felipe Calderón Hinojosa, que gracias a su sexenio hubo 101 mil muertos. El doble de bajas militares en la guerra de Vietnam. Y, al igual que con el periódico que fundó y fulminó Roberto Borge, no encuentro a la respuesta.

El gobernador Carlos Joaquín puso el dedo en la llaga: “El diagnóstico en seguridad no deja dudas: hubo una desatención por complicidad e impunidad. El gobierno anterior abandonó la indispensable tarea de propiciar el encuentro social, comunitario y vecinal al no aplicar correctamente los recursos federales”. Se desatendieron los más básicos requerimientos para que la Policía Estatal funcionara. Se desvalorizó la función policial, bajo salarios, falta de armamento, equipamiento y transporte y estancamiento en los ascensos. No había una colaboración efectiva entre los cuerpos de seguridad. Quintana Roo ocupaba el penúltimo lugar en atención y certificación de centros penitenciario. Se distrajeron los recursos para que la procuración de justicia hiciera su trabajo de investigación y procesamiento, lo que derivó en su decadencia institucional. Encontramos más de 120 mil averiguaciones previas y carpetas de investigación pendientes; no había insumos para los servicios periciales; no hubo profesionalización y la Policía Ministerial no contaba con vehículos ni armamentos adecuados”.

Y abundó: “Las organizaciones criminales se fortalecieron y empoderaron hasta el punto de retirar al Estado y sus instituciones. Por primera vez en la historia reciente, los delincuentes atacaron la Fiscalía General del Estado, los eventos delictivos en las zonas turísticas, aunque focalizados, han afectado nuestra principal actividad. Teníamos y tenemos que proteger a nuestra gente y a nuestros visitantes. Era urgente que los operativos fueran eficientes para recuperar la tranquilidad y reconstruir la confianza de la ciudadanía. Nos hemos puesto a trabajar desde el primer día y empezamos por rescatar los recursos no ejercidos en años anteriores logrando recuperar el 100%. Desde la Conago, los gobernadores estamos impulsando para que vuelva a haber recursos federales para la prevención del delito en el presupuesto federal 2018. Además, en colaboración con el Programa Nacional de Prevención del Delito del Gobierno Federal, estamos alineando los programas sociales para hacerlos concurrir en la erradicación de la cultura de la violencia. Nos estamos asegurando que todos los policías cuenten con sus exámenes de control de confianza. Para dignificar la función policial incrementamos las prestaciones salariales a policías y custodios en un 40% en promedio. Les brindamos capacitación para que cumplan correctamente con la función policial, entregándoles chalecos y cascos balísticos para que, a finales de este año, nuestros mil 200 elementos estén bien protegidos para hacer su trabajo. Recibimos 20 patrullas funcionales para atender a todo el estado. Hoy contamos con 388 unidades operativas entre patrullas, motocicletas, camionetas tipo van y un autobús de primera calidad para el traslado de los elementos. En cuanto a cobertura policial se instalaron centros de mando en Cancún para la zona norte, Playa del Carmen para la zona centro y realizamos una resectorización operativa para eficientar la atención, al reducir los tiempos de respuesta a las llamadas de auxilio e incrementar la presencia policial en los centros urbanos y con ello disminuir la incidencia delictiva. Hemos mejorado la custodia y creamos la Policía Procesal que nos ha permitido un traslado de reos a otros penales y así disminuir el problema de sobrepoblación en nuestros reclusorios. Personalmente he asistido a más de 30 reuniones periódicas de la Mesa de Seguridad del Estado en donde se definen y evalúan las estrategias y acciones a seguir. La coordinación e inteligencia han permitido la detención de más de 20 delincuentes de alta peligrosidad. Este año iniciaremos un gran proyecto tecnológico de inteligencia y vigilancia, que contará con más de 3 mil cámaras alrededor del Estado, un centro de control y monitoreo C-5 y arcos viales de entrada y salida del estado, todo con una inversión de más de dos mil millones de pesos”.

…Y APARECEN OTROS ‘JUGLARES’

En las primeras filas del palco oval del Polyforum están los invitados especiales de la pareja de gobierno, Carlos Joaquín y Gabriela Rejón, que amistosa saluda a su tocaya, la “Gaby” Cadena, conocida en círculos elitistas, esposa de uno de los proveedores de difusión en televisión con oneroso contrato de publicidad oficial. Personal de la administración siguen cuestionando la frivolidad y los actos notorios de distanciamiento ciudadano de la primera dama. Salvo que no sean amistades, esposas o familiares de funcionarios de la primera línea “y ni tanto eso”, añade la declarante.

Once lugares hacia su diestra veo a José Antenor Ancona Rodríguez, que con su celular está tomando fotografías por detrás a la pareja de mandatarios (¿?). “Pepe” Ancona, como es conocido en Tabasco, es un joven periodista propietario del Diario Olmeca y del magazine rosa Quinta Avenida, publicaciones que le costaron el enemistamiento a muerte con sus familiares que lo acusan de despojo e irresponsabilidad patrimonial.  Tres lugares alado de Ancona está Miguel Cantón Martínez de Escobar, director Ejecutivo del corporativo editorial que edita el Quintana Roo Hoy y lo que fue su publicación nodriza La Voz de Quintana Roo. “Micky” es hijo del periodista al que conocen como bucanero del periodismo.

…y así, voces más, voces menos, el informe del gobernador, en Cancún.

23,294 total views, 16 views today

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Actualidad

Ir a Arriba