Calienta que diputados peleen la presidencia del Congreso en pleno Coronavirus

en Quintana Roo

Hugo Martoccia – Mesa Chica

El gobernador Carlos Joaquín estalló en furia esta semana cuando se enteró que los diputados de MORENA habían reiniciado la lucha por la coordinación de la bancada en el Congreso. En el peor momento del estado en muchos años, vio a un grupo de legisladores que estaban pensando en la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jucopo) en vez de en la crisis que se avecina. Y eso, evidentemente, no le gustó.

Una persona que conoce al mandatario estatal y conversa seguido con él, dijo: “Parece que ninguno ha entendido por lo que estamos pasando y por lo que vamos a pasar”. Esas palabras, casi seguramente, son parte del pensamiento del gobernador.

La frase traduce el temor que existe en todos los órdenes de Gobierno por la epidemia del coronavirus, pero, sobre todo, por los estragos económicos que dejará. En ese contexto, la  batalla por la Jucopo parece salida de un mundo diferente, de una obra de ficción alejada de la realidad.

No fue gratuito, en ese sentido, lo que sucedió el pasado miércoles, apenas unas pocas horas después de que 7 diputados de MORENA firmaran para que Alberto Batun sea su coordinador: el grupo de partidos aliados al gobernador fue el que no permitió que ese cambio se realizara. Fue la señal más clara de que el descontento del mandatario estatal iba a ir mucho más allá de un gesto adusto.

La idea de MORENA era que el oficio ingresara desde la Mesa Directiva a la Jucopo en ese mismo momento, y Batún fuese designado presidente. Pero una unión de los demás partidos en el Congreso, obligó a sacar el tema del orden del día, y la sesión se suspendió.

Esa alianza fue cuidadosamente operada para dejar al grupo de la 4T sin los 14 diputados que necesita para sesionar en el Congreso. Con esa certeza, desde el vértice del poder estatal se decidió que el PAN, PRD, PRI y MC le dieran un respaldo tácito y explícito a Reyna Durán como presidenta de la Jucopo.

La fotografía que acompaña esta columna es más que elocuente sobre ese acuerdo. La señal es simple y clara: la batalla interna de MORENA no convertirá al Congreso en un estorbo en medio de la crisis más grande que vive el estado desde, al menos, 2009.

NOMBRES Y NOMBRES 

Hay que poner cada cosa en su lugar: Alberto Batún no es mal visto en ningún círculo de la política. Se lo considera un diputado responsable y honesto. El problema, entonces, no es Batún, sino el momento social y político, y el entorno que lo cobijó.

En ese sentido, flaco favor le hizo a la causa de Batún el hecho de que uno de los que se presentó como su “padrino” en esta operación política fue Edgar Gasca. Hay quienes oyeron al diputado marybelista festejar por adelantado la llegada de Batún a la Jucopo, y la posibilidad de que el grupo político ligado a Marybel Villegas volvería a tener muchos espacios en la administración del Congreso. Ese fue, quizá, el tiro de gracia a esa operación política.

En el entorno de MORENA, o sea, en sus partidos aliados, dicen que no se puede frenar el cambio de coordinación. “No podemos desconocer un documento firmado por siete diputados”, se le escuchó decir al coordinador verde ecologista, José de la Peña.

Ese puede ser un buen argumento, pero el diputado sabe muy bien que la decisión se toma en la Jucopo. Desde que los diputados decidieron, una vez, desconocer la ley para mantener en la presidencia a Gasca, se estableció una suerte de “uso y costumbre” en ese sentido. Las ironías del destino hacen que lo que aquella vez les sirvió, hoy se haya vuelto en su contra.

En aquella ocasión, Reyna Durán agotó todos los caminos legales para que se la reconociera como coordinadora, y no lo logró. No hay un camino legal para imponer un presidente en la Jucopo si los coordinadores no lo aceptan. Esa es la realidad.

Ahora, lo que se espera desde el Gobierno estatal es que se abra una etapa de negociación política, para que cuando el Congreso reabra sus puertas, la crisis ya esté conjurada.

En el entorno del gobernador dicen claramente que a ellos no les interesa en lo más mínimo interferir en la interna de MORENA. Ese partido deberá decidir quién lo coordina, como debe ser. Pero lo que no se va a permitir es que uno de los Poderes del estado se mantenga paralizado por una guerra interna casi personal entre los legisladores.

LA CRISIS Y LOS LIDERAZGOS

El impacto de estos hechos en las redes sociales fue muy fuerte. Hubo cientos de comentarios criticando a MORENA por estar peleando “el hueso” mientras la crisis por el coronavirus se lleva puesta la economía y la vida cotidiana de los ciudadanos.

Un dato: por esas mismas horas en las cuales los morenos peleaban la coordinación, la ocupación hotelera caía un 40%, anticipando una crisis económica de consecuencias aún impredecibles.

Pero parece que ese comportamiento ni siquiera es exclusivo de Quintana Roo.

Esta semana, los diputados federales de la 4T decidieron tratar las leyes secundarias de la reelección en medio de la crisis por el coronavirus. Bertha Luján citó a una reunión de Consejo Nacional para el 29 de marzo, y el presidente nacional del partido, Alfonso Ramírez Cuellar, ya busca la manera de quedarse al menos un año más en el poder, y desconocer la orden del TEPJF y no hacer una encuesta abierta en la elección de la dirigencia nacional del partido.

Lo dicho, pareciera que MORENA está en una realidad diferente a la de todos los demás.

La agenda del partido, hoy, ni siquiera tiene que ver con la de sus autoridades. El presidente Andrés Manuel López Obrador comunica y toma decisiones todos los días sobre la crisis de salud y económica que enfrenta el país.

En el estado, la alcaldesa Mara Lezama dejó atrás la crisis en la cual la sumió el feroz ataque mediático y político que sufrió (y los errores propios, por supuesto) y decidió retomar la iniciativa, llevar adelante su propia agenda, y acercarse mucho más a los ciudadanos.

Ahora, le toca el turno al Congreso de Quintana Roo. Esta semana se espera que se anuncien medidas solidarias de los diputados para ayudar al Estado ante la severa crisis social y económica que se avecina. La politiquería deberá quedar a lado por un buen tiempo.

La pelea interna de MORENA, en este contexto, no sólo es absurda, sino que podría acabar con la paciencia social, y con el destino político de sus diputados.

Fuente

 3,146 total views,  2 views today

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Quintana Roo

Ir a Arriba