El asesino de la Leandro Valle salió libre, porque fue la mamá de la víctima la que lo rastreó y ubicó

en Actualidad

Izael Dzib, no logró deshacerse a tiempo de las evidencias que lo vinculaban a la muerte del joven Roberto de Jesús, pues la mamá de su víctima logró dar con su paradero y a la postre mover al aparato policiaco que lo detendría para así poder encontrar a su hijo.
Por esa razón, hasta ahora no existe una orden de aprehensión en contra de él, por el horrendo crimen que cometió, pues no le dio tiempo a los investigadores de integrar la carpeta y porque al final no fueron ellos, los que ubicaron al victimario, sino la mamá de la víctima.
Según difunde el portal Presidio MX, el supuesto asesino salió libre del penal meridano porque llegó ante el juez acusado de los delitos de ataques peligrosos contra los agentes, resistencia y desobediencia, y portación de armas e instrumentos prohibidos o sea que aún no ha sido acusado por la muerte de Roberto.
El tipo se puso violento el día que los policías fueron a entrevistarlo, dos días después de que la madre de Roberto de Jesús diera con el predio en donde a la postre se encontrarían restos de su hijo en un refrigerador.
Roberto dejó su teléfono celular en su casa antes de salir, de modo que su hermana, entró a través de su computadora y pudo acceder a los mensajes intercambiados con Izael.
Ahí se detallaba la ubicación del lugar donde habían quedado en verse, la calle 37 entre 4 y 6 de la colonia Leandro Valle, una esquina antes de salir al Periférico de Mérida.
Una vez ubicada la casa, la madre dio aviso a la Policía y ante su insistencia, fue que la autoridad accedió a acudir al predio y entrevistar al sospechoso, dos días después, operación que terminó con la detención de Izal.
Como le informamos, el juez primero de control de justicia oral, Kenny Martins Burgos Salazar, accedió a otorgarle la libertad en tanto se resuelve su situación jurídica relacionada con la agresión a los investigadores, pues sobre el crimen no se le halló en flagrancia.
Hasta ayer la Fiscalía trabajaba integraba la carpeta de investigación del homicidio, para presentarla ante el juez y de esta manera se emita una orden de aprehensión.
El caso es que fue la propia madre de la víctima quien hizo las indagatorias y lo encontró.
“Su progenitora decidió movilizarse por su cuenta y realizó las investigaciones hasta llegar a la colonia Leandro Valle donde vivía la persona con quien su hijo platicó antes de salir de su casa en el fraccionamiento Polígono 108 y desaparecer”, señala.
“La señora imprimió la foto del perfil de Facebook con el rostro de Izael Dzib Campos, y se dirigió a la calle donde, sin saberlo, horas después aparecería el cuerpo.
La madre se entrevistó con vecinos, que le dieron referencias de la persona de la fotografía, conocida en el rumbo por ser un adicto, conflictivo, violento y que había estado en el penal por golpear a sus abuelos paternos.
Los motivos por los cuales se encontraron aún no están claros.
LAS DECLARACIONES
En su declaración ante la Fiscalía General del Estado confesó el crimen y reveló la ubicación del cuerpo.
Los vecinos no reportaron algún olor fétido en un terreno cercano que llevara a las autoridades al descubrimiento.
De hecho se enteraron de que algo sucedía al ver una gran movilización policial afuera y que no les permitían acercarse.
El joven homicida, supuestamente destazó el cuerpo de Roberto, algunos medios aseguran que intentó vender la carne otros que incluso, devoró parte del cadáver, lo cual hasta ahora solo son especulaciones.
Aunque Izael logró salir libre, el sujeto se encuentra bajo vigilancia según las autoridades.

Jesús Roberto salió el domingo de su casa para verse con Izael, tampoco se sabe para qué, pero sería lo último que haría, antes de que encontraran parte de su cuerpo en un pozo cercano al predio en donde días después, su madre llegaría y ubicaría a quien hoy está acusado de matarlo.

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*