CARTA EN DEFENSA DE LAS SEMILLAS Y LA AGRICULTURA CAMPESINA E INDÍGENA

en Actualidad

Al Lic. Andrés Manuel López Obrador
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos Al Congreso de la Unión
A los pueblos y comunidades indígenas y campesinas
Al pueblo de México

A la Opinión Pública nacional e internacional

CARTA EN DEFENSA DE LAS SEMILLAS Y LA AGRICULTURA CAMPESINA E INDÍGENA
LA VÍA CAMPESINA MEXICO RECLAMAMOS NUESTRO DERECHO COMO CAMPESINOS E INDIGENAS, A CONSERVAR, UTILIZAR, INTERCAMBIAR Y VENDER SEMILLAS Y OTROS MATERIALES DE PROPAGACION CONSERVADAS EN LAS UNIDADES DE PRODUCCION CAMPESINA E INDIGENA.

Los/as campesinos/as e indígenas, nuestras familias, nuestros pueblos y comunidades, somos importantes y necesarios para esta nuestra Patria.
Con nuestras prácticas y trabajo productivo, con nuestra cultura, rescatamos y valorizamos los conocimientos y prácticas de nuestros antepasados, de relación con la naturaleza y de producción de alimento
Con la generación de experiencias y nuestra acumulación de vivencias y recuerdos y nuestras prácticas individuales se recrea y enriquece la vida de nuestras comunidades y pueblos y mantenemos un mundo rural vivo.
Como hombres y mujeres del campo, tenemos la capacidad de producir alimentos saludables y suficientes que fortalezcan la salud, cuidamos la tierra, preservamos las aguas y la naturaleza toda. Pero necesitamos otro ambiente político y otro trato que potencie y facilite nuestro papel para con la sociedad y para con la naturaleza.
Y esto sólo será posible si sacamos la agricultura y todos los bienes comunes de los tratados comerciales (del transpacífico TTP II; del Unión Europea-México y el T-MEC, entre otros).
Los tratados y el T-MEC establecen que el País deberá ratificar o incorporar varios tratados internacionales sobre propiedad intelectual, entre ellos el Tratado de la Unión Internacional para la protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV-91).
1

La UPOV-91 es controlada por ocho corporaciones transnacionales y su imposición en México es un atentado contra nuestra existencia de pequeños productores de alimentos y una amenaza para la propiedad colectiva del conocimiento tradicional.
Quien controla las semillas, controla la alimentación. A estas corporaciones transnacionales con su modelo de agricultura industrial, no les interesa los alimentos sanos, al privatizar y acaparar nuestras semillas y nuestras plantas medicinales, sólo les interesa el negocio y la ganancia.
Al privatizar y acaparar nuestras semillas y plantas medicinales, se abarca toda la cadena productiva y reproductiva del vegetal que se trate, incluyendo la producción, reproducción, venta, exportación e importación.
Así se podrán patentar vegetales, genes, microorganismos, etc, de la misma forma que se patentan las invenciones industriales.
Por lo tanto:
EXIGIMOS SACAR LA AGRICULTURA Y LOS BIENES COMUNES DEL T- MEC Y DEMÁS TRATADOS COMERCIALES
RECHAZAMOS Y NO ACEPTAMOS ENTRAR AL SISTEMA UPOV-91
EXPRESAMOS NUESTRO TOTAL RECHAZO A LA REFORMA DE LA LEY DE VARIEDADES VEGETALES.
RECHAZAMOS LA LEY FEDERAL PARA EL FOMENTO Y PROTECCIÓN DEL MAÍZ NATIVO Y DEMANDAMOS SU DEROGACIÓN.
Miles de productores campesinos están asfixiados por los altos precios de las semillas y expuestos al creciente monopolio de semillas hibridas certificadas y con propiedad intelectual.
Muchas de estas variedades fueron acriolladas por los campesinos en articulación de fito mejoradores de los centros públicos de investigación como el INIFAP, CINVESTAV y algunas Universidades Públicas.
Por lo que Demandamos:
UNA POLÍTICA PÚBLICA Y SE DESTINEN RECURSOS PARA QUE, EN ALIANZA CON LOS PRODUCTORES MEXICANOS Y LOS CENTROS PÚBLICOS, EXISTAN SEMILLAS PARA LA PRODUCCIÓN NACIONAL, ENCAMINADA A LOGRAR LA SOBERANIA ALIMENTARIA, FORTALECIENDO LA AGRICULTURA SOSTENIBLE SIN AGROTOXICOS.
PROHIBIR LA SIEMBRA EXPERIMENTAL PILOTO Y COMERCIAL DEL MAÍZ GENÉTICAMENTE MODIFICADO, SU TRASIEGO Y COMERCIALIZACIÓN.
2

Reclamamos:
El derecho a participar en la toma de decisiones sobre las cuestiones relativas a la conservación y el uso sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura.
El derecho a conservar, utilizar, intercambiar y vender las semillas o el material de multiplicación que hayan conservado después de la cosecha.
El derechos de los/as campesinos/as y otras personas que trabajan en las zonas rurales a mantener, controlar, proteger y desarrollar sus propias semillas y conocimientos tradicionales.
Que el Estado adopte medidas para respetar, proteger y hacer efectivo el derecho a las semillas de los campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales.
Que el Estado reconozca los derechos de los/as campesinos/as a utilizar sus propias semillas u otras semillas locales que elijan, y a decidir las variedades y especies que deseen cultivar.
Sin otro particular y esperando respuesta al presente, los abajo firmantes protestamos lo necesario.
México, a 9 de julio de 2020
FIRMAS
Si esta de acuerdo con la Carta, por favor anote su nombre y organización /colectivo y envielos al correo: laviacampesinamexico@gmail.com

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*