Se va Jaime Cárdenas porque en la 4T roban lo robado

en Actualidad

(Infobae)  – (El universal)

Tras la renuncia de Jaime Cárdenas Gracia a la titularidad del Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado, esta mañana se hizo pública la carta que el funcionario presentó ante el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

En el documento, agradeció al mandatario por la encomienda en la que estuvo a partir del 16 de junio de 2020 y señaló que por así convenir a sus intereses renuncia al encargo para dedicarse de nuevo a la academia.

 

Ante ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador recordó a todos los servidores públicos que en tiempos de transformación la administración pública exige convicción, lucha entrega y se padecen fatigas, porque su trabajo es como un apostolado.

Cárdenas Gracia manifestó que lamentaba profundamente no acompañarlo desde el gobierno en el proyecto de transformación que el mandatario encabeza.

 

“Espero como muchos mexicanos que la Cuarta Transformación sea una realidad por el bien de México”.

En cinco cuartillas, Cárdenas enumeró los pendientes del organismo y resaltó la entrega de recursos a Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, al cual se le otorgaron 82 millones de pesos, así como a los municipios de Guelatao en Oaxaca y Ayutla en Guerrero, a donde se canalizaron 57 millones de pesos, recursos que se obtuvieron con la celebración de 4 subastas de bienes.

 

El funcionario prepara el acta de entrega recepción en el INDEP, que ahora será dirigido por Ernesto Priero.

Bajo la gestió de Jaime Cárdenas, el organismo transfirió, con aprobación del Gabinete Social de la Presidencia de la República, poco más de 3 mil 726 millones de pesos.

 

De acuerdo con el documento, los recursos beneficiaron a pueblos indígenas, personal médico que enfrenta la pandemia de Covid-19, instituciones culturales y deportistas de alto rendimiento.

También fueron destinados a la construcción de infraestructura hospitalaria y carretera, además de garantizar el pago de premios del sorteo del valor del avión presidencial, realizado del pasado 15 de septiembre.

 

Se avanzó en el proceso de liquidación de Ferrocarriles Nacionales de México, detalla el Instituto, al concretarse la donación de 85 hectáreas en Cuernavaca, Morelos, en beneficio de mil 150 familias.

 

A 11 años del decreto de extinción de Luz y Fuera del Centro, se logró un acuerdo interinstitucional con tres Secretarias de Estado, para liberar el fondo de vivienda, en apoyo de 4 mil 870 ex trabajadores, añadió.

 

En la misiva también expone los asuntos pendientes de la institución y advierte de los riesgos que enfrenta el organismo en materia financiera, jurídica y social.

Aunque el combate a la corrupción es la bandera que ha enarbolado Andrés Manuel López Obrador desde el inicio de su carrera como político opositor y la que, en gran medida, lo llevó a la silla presidencial; lo cierto es que es un cáncer que se está comiendo al gobierno de la Cuarta Transformación y que no se está atacando.

 

Muestra de ello hay varios casos (Manuel Barttlet, las asignaciones a las empresas de su hijo, Pío López Obrador recibiendo dinero), pero el más reciente ha ocurrido en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep), el cual fue creado por el presidente quien ordenó transformar al antiguo Servicio y Enajenación de Bienes (SAE) de Hacienda, en un instituto emblemático de la 4T.

 

 

Y es que su titular, Jaime Cárdenas -una figura muy cercana a López Obrador desde hace años y quien fue nombrado hace tres meses en el cargo-, renunció al Indep a través de una carta de tres cuartillas enviada al mandatario (la cual hizo pública), en la que denuncia irregularidades y corrupción en los procesos de valuación y subastas de los bienes decomisados por el Estado, además de conductas ilegales de servidores públicos que manipulaban joyas y alteraban las piezas subastadas.

 

En el tercer apartado de su carta titulado “Combate a la corrupción”, Cárdenas dice, textual: “1. Encontramos al inicio de nuestra función probables irregularidades administrativas –procedimientos de valuación que no garantizan los principios del artículo 134 constitucional (el mayor beneficio para el Estado), mutilación de joyas, contratos favorables a las empresas y no al Indep, y conductas de servidores públicos contrarias a las normas–. En consecuencia, hemos presentado denuncias administrativas del órgano interno de control. 2. Por la manipulación de distintas piezas de joyería, hemos presentado las denuncias penales a la Fiscalía General de la República”.

Pero, en respuesta y desde su conferencia mañanera, el presidente se refirió así a la renuncia de quien fuera el abogado y representante electoral del candidato López Obrador en su campaña presidencial y que también se desempeñó como consejero electoral del desaparecido IFE.

 

“Hay personas brillantes, con convicciones, pero que nomás no dan el ancho para la administración pública”, dijo López Obrador este martes 22 de septiembre.

 

De acuerdo con el periodista Salvador García Soto en su columna de El Universal, consideró que la denuncia de corrupción en el Indep no debió ser sorpresiva para el presidente López Obrador ni se gestó en los tres meses que Cárdenas ocupó el cargo.

 

Recordó que la abrupta salida de su primer director, Ricardo Rodríguez Vargas, ocurrida el 2 de junio pasado y la cual se manejó como “renuncia”, en realidad fue “un cese fulminante” ordenado por el presidente, lo que -a consideración del periodista- confirma que en Palacio Nacional supieron desde entonces que se estaban cometiendo graves irregularidades y manipulaciones en las subastas y el manejo de los bienes decomisados y en propiedad del gobierno federal.

 

Salvador García Soto asegura que fuentes de la Presidencia de la República aseguran que López Obrador ordenó destituir a Ricardo Rodríguez cuando se enteró de esas manipulaciones cometidas en varias subastas. Una de ellas tuvo que ver con la venta de una casa de Jardines del Pedregal en 49 millones de pesos, al empresario Alejandro del Valle, quien adquirió la propiedad junto con su hijo, ganando la subasta del inmueble que en su momento perteneció al narcotraficante Amado Carrillo “El Señor de los cielos”.

 

Del Valle es socio del empresario tabasqueño Carlos Cabal Peniche, quien también habría sido beneficiado por Ricardo Rodríguez con la venta, también en subasta, de un terreno de 8 mil metros cuadrados en Calkiní, Campeche, una zona selvática y de playa con un alto valor comercial, por la cual Cabal sólo pagó 8.9 millones de pesos al Indep.

 

lítico opositor y la que, en gran medida, lo llevó a la silla presidencial; lo cierto es que es un cáncer que se está comiendo al gobierno de la Cuarta Transformación y que no se está atacando.

 

Muestra de ello hay varios casos (Manuel Barttlet, las asignaciones a las empresas de su hijo, Pío López Obrador recibiendo dinero), pero el más reciente ha ocurrido en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep), el cual fue creado por el presidente quien ordenó transformar al antiguo Servicio y Enajenación de Bienes (SAE) de Hacienda, en un instituto emblemático de la 4T.

 

 

Y es que su titular, Jaime Cárdenas -una figura muy cercana a López Obrador desde hace años y quien fue nombrado hace tres meses en el cargo-, renunció al Indep a través de una carta de tres cuartillas enviada al mandatario (la cual hizo pública), en la que denuncia irregularidades y corrupción en los procesos de valuación y subastas de los bienes decomisados por el Estado, además de conductas ilegales de servidores públicos que manipulaban joyas y alteraban las piezas subastadas.

 

En el tercer apartado de su carta titulado “Combate a la corrupción”, Cárdenas dice, textual: “1. Encontramos al inicio de nuestra función probables irregularidades administrativas –procedimientos de valuación que no garantizan los principios del artículo 134 constitucional (el mayor beneficio para el Estado), mutilación de joyas, contratos favorables a las empresas y no al Indep, y conductas de servidores públicos contrarias a las normas–. En consecuencia, hemos presentado denuncias administrativas del órgano interno de control. 2. Por la manipulación de distintas piezas de joyería, hemos presentado las denuncias penales a la Fiscalía General de la República”.

 

Jaime Cárdenas también fue diputado federal con la bancada del Partido del Trabajo, el 2009 al 2012 (Foto: Twitter)

Jaime Cárdenas también fue diputado federal con la bancada del Partido del Trabajo, el 2009 al 2012 (Foto: Twitter)

Pero, en respuesta y desde su conferencia mañanera, el presidente se refirió así a la renuncia de quien fuera el abogado y representante electoral del candidato López Obrador en su campaña presidencial y que también se desempeñó como consejero electoral del desaparecido IFE.

 

“Hay personas brillantes, con convicciones, pero que nomás no dan el ancho para la administración pública”, dijo López Obrador este martes 22 de septiembre.

 

De acuerdo con el periodista Salvador García Soto en su columna de El Universal, consideró que la denuncia de corrupción en el Indep no debió ser sorpresiva para el presidente López Obrador ni se gestó en los tres meses que Cárdenas ocupó el cargo.

 

Recordó que la abrupta salida de su primer director, Ricardo Rodríguez Vargas, ocurrida el 2 de junio pasado y la cual se manejó como “renuncia”, en realidad fue “un cese fulminante” ordenado por el presidente, lo que -a consideración del periodista- confirma que en Palacio Nacional supieron desde entonces que se estaban cometiendo graves irregularidades y manipulaciones en las subastas y el manejo de los bienes decomisados y en propiedad del gobierno federal.

 

Salvador García Soto asegura que fuentes de la Presidencia de la República aseguran que López Obrador ordenó destituir a Ricardo Rodríguez cuando se enteró de esas manipulaciones cometidas en varias subastas. Una de ellas tuvo que ver con la venta de una casa de Jardines del Pedregal en 49 millones de pesos, al empresario Alejandro del Valle, quien adquirió la propiedad junto con su hijo, ganando la subasta del inmueble que en su momento perteneció al narcotraficante Amado Carrillo “El Señor de los cielos”.

 

Del Valle es socio del empresario tabasqueño Carlos Cabal Peniche, quien también habría sido beneficiado por Ricardo Rodríguez con la venta, también en subasta, de un terreno de 8 mil metros cuadrados en Calkiní, Campeche, una zona selvática y de playa con un alto valor comercial, por la cual Cabal sólo pagó 8.9 millones de pesos al Indep.

 

Cuando el presidente se enteró de esas transacciones -dijeron las fuentes consultadas por García Soto-, montó en cólera y ordenó el cese de Ricardo Rodríguez, pero para que no se hiciera escándalo ni se supieran los motivos de corrupción para destituirlo, el propio López Obrador anunció el cambio y dijo en su conferencia mañanera que iba a proponer a Rodríguez en una terna al Senado para integrar la Procuraduría de Defensa del Contribuyente (Prodecon), algo que nunca sucedió.

 

El mismo día del relevo, López Obrador presentó a Jaime Cárdenas Gracia como el nuevo director del Indep y, en privado, le pidió que fuera a revisar y a poner orden en lo que ocurría al interior del Indep.

 

Eso hizo Cárdenas -dijo el periodista- y comenzó a documentar cómo los empleados y directivos del instituto manipulaban no solo los bienes, sino los procedimientos de valuación para favorecer a empresas o a particulares previamente determinados y acordados que después ganaban los bienes propiedad del Estado en las subastas también manipuladas.

 

Salvador García Soto destacó que al parecer, el abogado Cárdenas Gracia hizo justamente lo que el presidente le encargó: se metió a fondo y detectó las irregularidades y las prácticas ilegales de directivos y empleados del Indep. Documentó la corrupción y procedió a denunciarla, incluso ante la FGR, pero algo ocurrió que las denuncias no han prosperado ni se ha limpiado la corrupción que infestó al antiguo Servicio de Administración y Enajenación de Bienes.

 

El periodista concluyó con la siguiente reflexión. “Tal vez a la hora de denunciar la corrupción, Cárdenas no encontró apoyo del presidente y prefirió presentar su renuncia pública y dejar constancia en ella de lo que está ocurriendo en el emblemático instituto de la 4T, que en lugar de ‘devolverle al pueblo lo robado’ parece que se dedicó, a decir de su exdirector, a ‘robarle al pueblo lo devuelto’”, finalizó.

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Actualidad

Ir a Arriba