Cartel

Fuerte operativo policiaco deja como resultado un ex militar detenido ligado al cartel de Caro Quintero

Chetumal, Quintana Roo. – Esta mañana elementos de la policía Quintana Roo llevo a cabo la detención de un ex militar ligado al cartel de los Caro Quintero, al momento de la detención el masculino tenía en su posesión armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas, equipos de radio comunicación con la frecuencia de la Policía Quintana Roo y varias municiones de diferentes calibres.

Una fuerte movilización policiaca genero expectativa entre los habitantes de la capital del estado, luego de que se reportó la detención de un exmilitar en posesión de, al menos, un arma calibre .380, una escopeta y municiones calibre 12, proyectiles calibre 0.223, 5 radios móviles y uno con base en el vehículo que manejaba el ahora detenido.

Según lo declarado por el propio ex militar, sirvió 7 años a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y para luego desertar. La identidad del hombre, los detalles de su detención y del vehículo en el que circulaba aún no son reveladas por las autoridades.

El detenido también dijo pertenecer al cartel de Caborca, ligado por las autoridades a Rafael Caro Quintero, así como a Antonio Arreola Aguirre, ex subdirector de operaciones de la Dirección General de Aeronáutica Civil (D.G.A.C.) en la delegación Chetumal en el aeropuerto de la capital, quien de la misma forma fue detenido la semana pasada y puesto en libertad horas mas tarde.

Las autoridades no se han pronunciado con relación al hecho, tampoco han informado detalles del mismo. El hombre fue trasladado a las instalaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) escoltado con un fuerte operativo de seguridad del Ejército Mexicano y la Policía Quintana Roo.

Lo que también se desconoce es la nula participación del personal de la Fiscalía General del Estado, sin embargo, según fuentes dignas de confianza, las fuerzas armadas desconfían completamente de los policías de investigación y de los fiscales del ministerio público, por su supuesto nexo con los grupos criminales.

Los elementos de las fuerzas armadas ingresaron al edificio de la fiscalía para resguardar las instalaciones, mientras que los policías de Quintana Roo permanecen en vigilancia de alerta máxima a los alrededores.

 

Cae Jefe sustancial del Cártel de Sinaloa en Playa del Carmen

Un importante jefe del Cártel de Sinaloa en Quintana Roo, con base de operaciones en Playa del Carmen, quien presuntamente dio la entrevista para el noticiero canadiense CTV News, ex-soldado en Estados Unidos, con orden de aprehensión vigente en su natal Chihuahua, identificado como Amid “N”.

Cinco de sus secuaces, fueron detenidos en dos distintas acciones conjuntas de la Policía Estatal y la Semar; al supuesto jefe delincuencial le decomisaron una pistola Pietro Beretta provista con 13 cartuchos útiles, a sus compinches les aseguraron 2 armas de fuego abastecidas con 17 y15 cartuchos, 70 balas calibres 5.56 y 9 milímetros, 216 dosis de diversas drogas y cinco radios portátiles, siendo puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación (MPF) de la FGR de Cancún.

Fuente

Jesús Blancornelas, reportero y protagonista

Por Ricardo Ravelo

El viernes 30 de noviembre fue un día para recordar a un gran periodista, valiente como pocos que se enfrentó a las balas y al narco sin alardes ni fanfarronerías. Se trata de Jesús Blancornelas, fundador del periódico Zeta de Tijuana, quien cumplió doce años de haber fallecido.

Blancornelas entendió el periodismo como un oficio sin ambigüedades: jamás el protagonismo lo sedujo ni se mostró débil ante la adulación y los reflectores. Entendía la superación como un reto consigo mismo, todos los días, nunca se peleó con fantasmas en el resbaladizo terreno de la competencia porque su única competencia era él mismo.

En la década de los ochenta, decidido a emprender una aventura periodística, fundó Zeta de la mano de varios colegas y amigos suyos. El semanario, según me contó en una ocasión, estaba destinado a publicar noticias deportivas. Pero un hecho trágico–una matanza perpetrada por el narcotráfico –se impuso en el cierre de edición y publicaron en portada aquella noticia que encendió los reflectores en contra de los hermanos Arellano Félix, jefes temibles del cártel de Tijuana.

La edición se agotó, atraídos los lectores por la exclusiva noticiosa, el olor a muerte y a pólvora ya no los abandonó. A esa noticia siguió otra, una más y otra más –todas relacionadas con el cártel en ascenso –hasta que el crimen organizado comenzó a cobrar venganza. Fue entonces cuando comenzaron a morir algunos fundadores de Zeta.

En los ochenta el primero en caer fue Héctor Félix Miranda, El Gato Félix. El autor material fue Antonio Vera Palestina, pistolero de Jorge Hank, quien compurgó una pena por el crimen. Sobre el autor intelectual Blancornelas jamás titubeó al pronunciar su nombre: Fue Hank, decía.

A este crimen siguió otro tan artero como el de Félix Miranda. El de Francisco Ortiz Franco, reportero y editor del semanario tijuanense.

Todavía recuerdo la portada que publicó Zeta dirigido por Blancornelas. “Fue la policía, el crimen o Hank”, rezaba la cabeza, directa y sin tapujos, su estilo inigualable tan criticado como admirado.

–Te aventaste muy duro, Jesús. ¿Tienes pruebas? –le pregunté en las instalaciones del periódico.

–Hay indicios –me dijo sin rodeos, la certeza en sus ojos. Y además, el periodismo siempre tiene que ir delante de las autoridades, ahí están los indicios, que los sigan y aclaren este cobarde crimen.

Blancornelas sabía que se iba quedando solo, asesinados sus compañeros de batalla, él seguía en la lista y lo sabía o al menos lo suponía. En una ocasión fue emboscado por el crimen organizado. Una lluvia de balas de alto poder lo inundó. Todos los dieron por muerto, imposible dudarlo ante aquella metralla implacable, el odio sin límites. Así, Blancornelas tejía su historia como reportero y protagonista, sin proponérselo, claro está. Simplemente las circunstancias, sobre las que ningún poder se tiene, se fueron confabulando en el día a día hasta volverse noticia.

Los hombres del cártel de Tijuana, encabezados por los hermanos Arellano Felix, habían decidido ejecutarlo. No pudieron. Blancornelas salvó la vida y resultó imposible dudar de lo milagroso.

Recuperado del atentado, no se dobló. Retomó sus tareas en el diario pero ya no tenía vida propia: un comando militar tomó el control de seguridad y por años vivió rodeado de militares que decidían, sin consultarle, las direcciones que debían tomar al trasladarlo del periódico a su domicilio y viceversa. Siempre un rumbo diferente.

El convoy que lo resguardaba pronto se volvió conocido en Tijuana incluso a la distancia. Cuando lo veían transitar –carro blindado y soldados armados –todos sabían que se trataba de Jesús Blancornelas

El periodista dejó de visitar lugares públicos, jamás un café, una tienda, la vida se volvió un encierro permanente, su mundo sin derecho al rechazo. De eso dependía seguir vivo.

“Yo no decido ni los caminos por donde transitar”, decía.

Un día le pregunté:

–Jesús, que piensas cuando quieres ir a una cafetería o a comprarte una prenda a una tienda de ropa. ¿Puedes hacerlo?

Los ojos se le humedecieron, evidente la tristeza en su semblante.

“Mira, he ido al Sanborns en varias ocasiones, aunque ya evito hacerlo. Cuando iba es muy incomodo: los militares que me protegen deben entrar y revisar todo el lugar, cuando ya están seguros de que todo está bien me llevan a la mesa y tomo asiento, siempre las miradas sobre mí. Esto no me hace sentir bien porque es muy incómodo para la gente de pronto verse rodeada por militares armados. En cuanto a las tiendas de ropa, hace mucho que no voy a ninguna. Ya no forma parte de mi vida cotidiana”.

Jesús Blancornelas fue uno de los periodistas mejor informados sobre el narcotráfico y los hombres de la mafia, imposible no consultarlo para tener la visión actual del país. Sus fuentes eran todas castrenses, confiaba en ellos, no así en la policía. “Está cartelizada”, decía.

En una ocasión escribió una semblanza sobre Ismael Zambada García, El Mayo . Lo retrató tal cual es. Dijo que su chofer tenía la instrucción de no pasarse un alto ni acelerar el vehículo. Era una regla inviolable por Zambada García, jefe del cártel de Sinaloa y exosocio de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

También retrató a los hermanos Arellano Félix. Ramón le atraía mucho como personaje, también Benjamín y ni se diga Enedina, a quien quiso entrevistar para preguntarle por qué lo querían asesinar. No lo consiguió. Uno de sus éxitos fue la entrevista que le hizo a Mario Aburto, el asesino de Luis Donaldo Colosio, en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano.

Pese a las muertes de dos de sus fundadores, Blancornelas no bajó la guardia. El narcotráfico siguió siendo por mucho tiempo el tema central del periódico, consulta obligada para conocer las andanzas de los capos, particularmente de los Arellano Félix, a quienes él vio nacer como los más terribles criminales de los años ochenta y noventa, entonces apodados “Los narcojuniors”.

Amplio conocedor del crimen organizado, Blancornelas publicó varios libros, lectura obligada hasta la fecha. “El Cártel”, la historia de los Arellano Félix; “En Estado de alerta”, “Conversaciones Privadas”, entre otros.

En su última semana de vida, Blancornelas me concedió una entrevista, la última antes de fallecer. En la conversación habló del narcotráfico, de su vida privada y de sus convicciones profesionales. Recordó la fundación del semanario, los tiempos duros, la muerte de sus compañeros y de la descomposición del país, sin remedio, decía. Confiaba en los militares, dueños de su seguridad. Hasta el final tuvo una duda. Por qué lo quisieron matar los Arellano Félix.

Blancornelas no murió durante el atentado que sufrió, pero las balas que perforaron su cuerpo  le dejaron secuelas que, al tiempo, le costaron la vida.

Fuente

Detienen a ‘El Chelelo’ del Cártel del Golfo en Yucatán

Mérida Yucatán Jueves 6 de diciembre, 2018.-  Por una supuesta infracción de tránsito, Eleazar Medina Rojas, “El Chelelo”, vinculado al cártel del Golfo como a Los Zetas en Nuevo León y boletinado por la DEA, fue detenido este jueves en Mérida, según información confidencial proporcionada en los mandos de seguridad estatal.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) lo trasladaron a la calle 42 Sur, donde está la Décima Región Militar, mientras se esperaba su traslado aéreo fuera de Yucatán.

La detención de “El Chelelo” se realizó en el cruce de las calles 12 por 33, del fraccionamiento Montebello, uno de los de mayor plusvalía en el norte de Mérida. Medina Rojas es buscado por la DEA.

Hasta el momento, de manera oficial, ninguna corporación federal como la PGR o el Ejército ha reportado la supuesta detención del narcotraficante; de igual forma, la propia SSP guarda hermetismo oficial.

Eleazar Medina Rojas, “El Chelelo”, fue presunto jefe de plaza del Cártel del Golfo para Nuevo Laredo, Tamaulipas. Fue aprehendido en abril de 2007 y condenando a 8 años en prisión. Recuperó su libertad en 2015 y a su salida de la cárcel regresó con Los Zetas donde logró reposicionarse y convertirse en su líder.

Cuenta regresiva para atractivo cartel

 

SIM DEPORTES

Cancún.- La Plaza de Toros de Cancún vibrará una vez más con una cartelera por demás interesante que será protagonizada por Carístico, LA Park y Penta 0 Miedo, en triple enfrentamiento, en lo que se ha denominado “Día del Juicio Final”, a realizarse este sábado 24 de noviembre.
En la coestelar se presentará Atlantis, Hijo de la Park y Tigerfly haciendo equipo para medirse ante Ultimo Guerrero, Aztlán 13 y un luchador sorpresa.
“Tratamos de brindarle a la gente la oportunidad de ver buena lucha, esperemos poder realizar otras cuatro o cinco funciones más y poder traer calidad con estrellas de la AAA, Consejo Mundial de Lucha Libre, Independiente y hasta de los Estados Unidos”, dijo Jorge Villela Ruiz, promotor del evento.

El Cártel de Sinaloa sobornó a presidentes de México

 

Este martes dio inicio el que es llamado el más grande proceso judicial por narcotráfico en la historia de Estado Unidos, el juicio contra Joaquín Guzmán Loera en la Corte Federal de Distrito del Este de Nueva York.

Jeffrey Lichtman, uno de los abogados defensores de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán, aseveró que el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, y Felipe Calderón, recibieron sobornos provenientes del Cártel de Sinaloa.

Información y privacidad de Twitter Ads
Guzmán, de 61 años, es considerado por el Departamento de Justicia de EE.UU. como el narcotraficante más famoso del mundo, tras estar involucrado casi 30 años en el tráfico de drogas, una trayectoria que dio origen a su liderazgo en el Cártel de Sinaloa.
El capo enfrenta 11 cargos, el principal de ellos es ser la cabeza del grupo criminal. Además, es acusado de conspiración internacional para fabricar y distribuir cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana. Se calcula que introdujo ilegalmente a EE.UU. unas 457 toneladas de drogas, que generaron ganancias de 14.000.000.000 de dólares.
Con información de: RT