Desaparición

Vinculan a proceso a uno de los detenidos por la desaparición de tres menores en Cancún

//

Cancún.- Un juez de control vinculó a proceso a Diego “V”, de 20 años, por el delito de corrupción de menores en agravio de tres jovencitas menores de edad.
Este sujeto fue detenido el pasado martes, al igual que Eliezer “N”, de 19 años. Ambos fueron puestos a disposición del Ministerio Público, por el caso de la desaparición de las hermanas Chelsea y Britany Schiavon Cardozo, de 13 y 15 años, así como de Vannesa Cal Ardon, de 15.

De acuerdo con la información proporcionada por la Fiscalía General del Estado (FGE), el pasado 2 de septiembre las tres menores se vieron con Diego “V” en Mi Plaza Héroes de la Supermanzana 215 y posteriormente se retiraron voluntariamente con él hacía un domicilio en la zona de “El Crucero”, donde permanecieron hasta el 7 de septiembre, cuando una de ellas decidió regresar con sus familiares y proporcionar información sobre lo sucedido.

En consecuencia se desplegó un operativo que derivó con la localización de las jovencitas cuando eran trasladadas en taxi acompañadas de Eliezer “N” hacia otro punto de la ciudad.
Aunque en el comunicado emitido por la FGE no se especificó qué ocurrió con este último sujeto, se sabe que fue puesto en libertad dos días después de su detención, sin ser presentado ante un juez.

Lo anterior, porque él arribó al domicilio donde estaban las jóvenes después de que fueran llevadas allí por Diego “N”, quien además era quien contactó a una de ellas vía Facebook.
Con base en los datos de prueba presentados por personal de la Fiscalía Especializada en Investigación en Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares, Diego “V” fue vinculado a proceso y permanecerá en prisión durante el tiempo que dure el proceso.

Hoy cumple 25 años Sahir, el joven desaparecido en Palazzo

Cancún.- Este domingo 10 de noviembre Sahir Alexis, el joven que desapareció el 11 de julio de la Discoteca Palazzo de la zona hotelera de Cancún cumple 25 años, según dan a conocer por medio de una publicación en redes sociales sus familiares.
“Feliz cumpleaños 25, donde te encuentres. Tu papá, tu mamá y tus hermanos te mandan un abrazo lleno de bendiciones hasta donde te encuentres hoy en tu cumpleaños, hijo”, indica la publicación de la familia.


Además, en dicha publicación nuevamente piden el apoyo de la ciudadanía para continuar con la búsqueda del joven, quien fuera visto por última vez en el ya mencionado antro de la zona hotelera.
Hasta el momento, pese a las diversas pesquisas, cateos y pistas halladas producto de las investigaciones, no se ha podido dar con el paradero del joven, a quien sus familiares y amigos tienen la esperanza de localizar con vida.
Cabe recordar que incluso como parte de los operativos se le buscó al estudiante de la Universidad Regiomontana por la laguna Nichupté.

Se une ciudadanía en marcha a favor de Max después de una semana desaparecido

Por Julio César Solís 

CANCÚN, MX.- A una semana de su desaparición, medio centenar de personas marcharon la tarde de este domingo, en apoyo al joven Maximiliano González Rojas, de 18 años, a quien se le vio por última ocasión la madrugada del pasado domingo 27 de octubre en la discoteca Distrito Cavana.

Con una convocatoria que inició en la glorieta Norte-Sur (Tulum y Cobá), la manifestación inició alrededor de las 16 horas, con destino al Palacio Municipal de Benito Juárez (Cancún), donde exigieron dar con el paradero de Maximiliano.

Bajo el hashtag #TodosConMax, una de las mantas decía: ¡Ayúdale a regresar a casa! Maximiliano González Rojas.

Además, jóvenes y adultos, que vestían en su mayoría de color blanco, sostuvieron hojas con la alerta de búsqueda emitida por la Fiscalía General del Estado (FGE).

Familiares de Maximiliano reportaron su desaparición el pasado domingo cerca de las 2:30 horas, tras ser visto por última vez en el bar Distrito Cavana, situado sobre la avenida Tulum, en la súper manzana 15-A.

Tras estos hechos, el establecimiento fue cateado y asegurado.

Asimismo, un operativo fue montado en las últimas horas en una casa de la súper manzana 74, posiblemente relacionada con la privación ilegal del joven, por la cual la FGE abrió la carpeta auxiliar 204/2019. (Noticaribe)

Fuente

Trascienden 9 meses desde la desaparición de Ingrid Vázquez Arias, su familia no pierde la esperanza

“Mi esposo duerme todos los días a un lado de la puerta, esperando a su hija, esperando saber algo y yo quiero creer que sigue viva, que se la llevaron a otro lado”.

Ese es el testimonio desgarrador de Guadalupe, una madre que a casi 9 meses de que su hija desapareciera sin dejar rastro, sigue con la esperanza de volver a verla y abrazarla.

La noche del 15 de diciembre del 2018, Ingrid Stefanny Vázquez Arias fue a una discoteca en la Zona Hotelera de Cancún, y después se dirigió a otro bar llamado “Flow”, ubicado por la plaza de toros y jamás volvieron a saber de ella.

“No podemos derrotarnos porque tenemos más hijos, pero las visitas a la Fiscalía son más que tortuosas, porque siempre nos dicen lo mismo: que siguen investigando”.

Con la joven que desapareció -cuando tenía 20 años-, iba otra mujer de nombre Lizeth Alejandra, de quien la familia de la desaparecida sospecha podría ser reclutadora de jovencitas para una red de trata de personas.

Hasta ahora, nada se sabe del paradero de la joven desaparecida, y las autoridades ministeriales no han podido lograr avances concretos en la investigación.

Guadalupe Arias Silván es una mujer que, como miles en todo el país, sigue esperando el regreso de su hija Ingrid Estefani, quien desapareció desde el 15 de diciembre del 2018 y hasta la fecha no saben nada de ella.

Con el rostro sereno, la aún joven mujer comenzó a recordar, cómo fue el día en que su hija salió de casa para divertirse, y ya nunca más volvieron a verla.

“El nombre de mi hija es Ingrid Estefani Vázquez Arias, ahorita ya tiene 21 años, en junio cumplió 21 años. El 16 de diciembre del 2018, ella salió en la noche del 15 de diciembre y ya para el 16 ya no supimos nada. Su última conexión en las redes sociales fue entre 3 y 4 de la mañana, publicó que estaba bajando del Dady O en la zona hotelera. Ella publicó un video bajando del Dady O con la chica con la que se vio la última vez, se llama Lizeth”.

Con voz pausada, Guadalupe dijo que esa amiga les dijo que bajaron de la Zona Hotelera, del Dady O y se fueron a otro antro que está por Plaza Solare, uno de nombre Flow, (ahora desaparecido) que iban su hija, Lizeth y otros tres amigos; pero que cuando llegaron al “Flow”, los amigos de Lizeth se fueron porque no les gustó el lugar.

“Ella dice que llegaron a ese lugar Flow, que sus amigos con los que andaban se fueron porque no les gustó el lugar, que ellas llegaron y que cuando llegaron ahí se encontraron al novio de ella, entonces como le había dicho a su novio que no iba a salir, se pusieron a discutir y que tardaron aproximadamente 40 minutos a una hora discutiendo en la puerta, y que si mi hija salió no la vio. Ella alega que mi hija se quedó con su bolso, y que tenía no sé cuantos celulares y no sé cuánto dinero, ya la llamaron a declarar a ella y a otra persona que también vio a mi hija ese día, otra chica”, recordó.

Al ver que las horas pasaron y no sabían nada de su hija, Guadalupe y su esposo insistían marcándole a su teléfono, sin obtener respuesta alguna y así, pasó todo el domingo 16 de diciembre.

“Ya en la madrugada del lunes, ahí si nos preocupamos y el lunes 17 en la mañana ya empezamos a hablarle a otros amigos, si sabían algo de ella. Un amigo de ella que se llama Natanael fue el que dijo que eso estaba muy raro, me dijo que lo iba a subir a redes sociales y le dije que no, porque podía asustarse o pensar que estábamos enojados, entonces ya el lunes como al mediodía ya sabíamos que algo había pasado; porque desaparecerse por tanto tiempo no era normal en ella. Ese mismo día fuimos a poner la denuncia y desde ese día hasta hoy nos dicen que las investigaciones siguen, que le están dando seguimiento, que no nos pueden decir mucho para no entorpecer lo que ya tienen, pero así me tienen, nada en concreto. Les hemos dado el tiempo, la pauta, para que ellos investiguen, pero cuando vamos a pedir informes, no nos saben decir nada, absolutamente nada”, dijo.

Tras la denuncia hecha por los padres de Ingrid Estefani, el Ministerio Público del Fuero Común inició la carpeta de investigación es la FGE/QR/CAN/UAPD/12/17/2018.

“Nos dicen que tienen muchos casos, lo que ellos alegan es que regularmente o casi siempre es que se escapan con el novio, que eso es lo más frecuente y es lo que sale siempre, pero mi hija no tenía la necesidad de eso”.

Tortuosa espera

Una vez que la autoridad intervino, los padres de Ingrid Estefani confiaron en que pronto sabrían algo de su hija, pero los días siguieron pasando y nada sabían de ella.

“Por nuestra propia cuenta sólo investigamos a los amigos, nos hemos metido al Facebook de esa tal Lizeth, dio de baja sus cuentas pero el otro día las dio otra vez de alta, aparece como Lizeth Alejandra. Es lo que nosotros pensamos y se lo dijimos al licenciado, investíguela a ella, en un principio pensamos que era extranjera, pero es mexicana.

Sólo hemos checado en redes sociales, con amigos cercanos a ella por si saben algo, o por miedo a que les hagan algo no digan, porque yo estoy segura que alguien sabe algo, pero por miedo o no sé, la gente no habla.

Pareciera que se la tragó la tierra, alguien tuvo que haber visto algo, alguien pudo haber visto algo”, agregó.

La última vez que los padres de Ingrid Estefani fueron a la Fiscalía General del Estado, para preguntar el avance de la investigación, la respuesta fue la misma: “cualquier cosa vamos a estar en contacto por teléfono”, prácticamente, le dijeron “ya no venga”.

“Yo sé que no soy la única mamá con una hija desaparecida, no soy la única que está pasando por todo esto, somos muchas mamás, muchas familias. Mi hija estudiaba y trabajaba, vendiendo boletos para cruceros que van a Isla Mujeres, en la Zona Hotelera, estaba estudiando para sobrecargo”.

Las falsas pistas

El hacer públicos sus números telefónicos en las redes sociales, para recibir alguna noticia sobre su hija, expuso a la familia a otro dolor más, el ser engañada por estafadores que les hacían creer que tenían a su hija y les pedían dinero como rescate.

“Nos hablaron una vez para decirnos que tenían a mi hija, que les habían dado la orden de matarla, pero que ellos querían entregárnosla, que la tenían en un hotel. Se hizo un depósito de cinco mil pesos y nos dijeron que la íbamos a recoger por el Walmart que está por Las Torres, esto fue en mismo diciembre, acababan de pasar como cinco días que ella había desaparecido.

Recibimos otra llamada, en donde nos dijeron que tenían a nuestra hija y que si no les mandábamos dinero, le iban a cortar un dedo. Yo le dije que quería algo para saber que era mi hija, me dijo le voy a cortar un dedo y le dije córtaselo, yo conozco a mi hija y conozco sus dedos y todo. Cuando le dije así, me colgaron y ya jamás me volvieron a llamar hasta el día de hoy”.

Tratar de vivir con el dolor

“Su ropa la guardamos porque se estaba llenando de polvo y era más deprimente para todos.

Ha sido un proceso muy duro, hay días altos y bajos. Tratamos de olvidarlo pero cuando llegamos a nuestra realidad, otra vez revivimos el dolor.

Nuestro refugio ha sido Dios, nuestra esperanza en Él, confiando en Él nada más y saber que está fuera de nuestras manos hacer algo. Solamente Él puede darnos una respuesta a esto y tanto mi esposo y yo como padres, no podemos derrotarnos porque tenemos otros dos hijos, uno de 22 y una niña de 14. Ha sido un proceso muy duro”.

Tras lo sucedido, Guadalupe, ya con los ojos húmedos por las lágrimas que amenazaban por asomarse, dijo que llegaron a la conclusión de que no deben dejar que lo que están pasando los derrumbe, y que muy al contrario; los debe hacer más fuertes como familia.

¿Cree usted que su hija sigue viva?

“Yo quiero creer que sí, pero también he pensado en muchas cosas, hay días que no sé ni cual es mi humor, pero alegría completa, no, por la situación que estamos viviendo.

Mi esposo, a él le ha costado más trabajo sobrellevar esto, asimilarlo, porque era su niña, a pesar que tenemos una niña más chica, él y ella eran muy unidos y mi esposo todos los días se duerme a un lado de la puerta, esperando a su hija, esperando saber algo, está al pendiente por si llega un carro, si viene alguien, pero hasta el día de hoy, nada. No creo que siga en Cancún, yo creo que se la llevaron”.

Fuente: Por Esto