Ejercito- Pagina 2

México gastó 25 mil millones de pesos en infraestructura militar, dice EPN en el día del Ejército

Hoy se celebra el 105 Aniversario del Ejército Mexicano.
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, conmemoró el “Día del Ejército” en una de las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional de la Ciudad de México. En Lomas de Sotelo, Unidad Habitacional Militar.
El presidente Peña Nieto rindió honores al comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas, Salvador Cienfuegos Zepeda.
En la ceremonia, el mandatario indicó que en su gobierno se ha sixtiplicado la inversión en el Ejército mexicano con 25 mil millones de pesos en infraestructura militar, lo que se traduce en nuevos cuarteles, nuevos hospitales, nuevas escuelas y nuevas áreas habitacionales para los elementos militares y sus familias.
También el mandatario agregó que durante su administración se han construido 40 unidades habitacionales y se han otorgado 18 mil créditos a soldados.


El presidente agradeció el apoyo que le ha brindado en lo que va de su sexenio el Estado Mayor Presidencial. También reconoció la labor de los elementos del Ejército Mexicano para proteger y salvaguardar a los mexicanos.
A su llegada, el mandatario saludó de mano a integrantes de las Fuerzas Armadas y reconoció con aplausos a los elementos presentes.
Al inicio de su mensaje, el general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, se refirió al desplome de un helicóptero militar en Jamiltepec, Oaxaca, y reiteró su apoyo y solidaridad con las familias de las personas fallecidas y heridas.
“Los soldados, ante los hechos inesperados ocurridos el pasado 16 de febrero en Jamiltepec, Oaxaca, lamentamos profundamente el fallecimiento de algunas personas y que otras hayan resultado heridas. A las respetables familias de los fallecidos les hacemos patente nuestras sentidas condolencias, y a quienes resultaron lesionados les deseamos pronta recuperación. La Sedena asume su responsabilidad y estará muy pendiente de que reciban los apoyos correspondientes conforme a la instrucción del presidente de la república”, dijo el secretario de la Defensa.
Durante el evento se recordó que fue en un 19 de febrero de 1913, cuando el XXII Congreso Constitucional del Estado Libre y Soberano de Coahuila, emitió el decreto número 1421, en el cual se desconoció a Victoriano Huerta como Jefe del Poder Ejecutivo de la República, así como, todos los actos que dictara con ese carácter, al mismo tiempo le concedió a Carranza, en citado documento, facultades extraordinarias en todos los ramos de la Administración Pública para proceder a armar fuerzas. A partir de entonces cada 19 de febrero se honra la lealtad y compromiso de las Fuerzas Armadas de México.

Balacera en Cancún deja dos personas muertas

Cancún.- A unos metros de la avenida Bonampak, sobre la avenida Cobá se registró una balacera donde dos personas quedaron tendidas sobre el camellón central.

Momentos de desesperación se vivieron frente a la glorieta de la avenida Náder, donde unas personas arremetieron con 16 disparos aproximadamente sobre sus victimas, quienes fallecieron en el lugar.

Momentos después elementos de la marina pusieron en acción un operativo de búsqueda.

Testigos del lugar mencionaron que los atacantes escaparon en un automóvil de lujo color blanco.

Los acontecimientos se presentaron frente a las instalaciones del edificio de la empresa First National Segurity de México, en Plaza América, que se encuentra custodiada por elementos militares quienes no intervinieron ante la acción de la ejecución.

(EL VÍDEO QUE TODA MUJER DEBE VER)

https://www.youtube.com/watch?v=kknMs0_nLi8

Momento después sobre la Región 240 se reportaron a personas sospechosas quienes se movilizaban en una unidad donde aparentemente viajaban los asesinos.

Ante tal reporte se genero una movilización de Marinos, Ejercito, Ministeriales y municipales , los elementos le marcaron un alto a los hombres quienes comprobaron no tener nada que ver con el ataque antes mencionado.

Luis Torres, edil capitalino, atento a mecanismo preventivo por ‘Nate’

//

POR BASILIO ARÉVALO.- Este viernes, en Chetumal, capital del estado de Quintana Roo, el presidente municipal de Othón P. Blanco, Luis Torres Llanes acompañó al gobernador Carlos Joaquín González durante la Sesión del Comité Operativo Especializado en Fenómenos Hidrometeorológicos por la tormenta tropical Nate.

En el Palacio de Gobierno, el edil capitalino tomó nota precisa sobre las instrucciones del mandatario quintanarroense, así como los reportes presentados por los integrantes del comité sobre la trayectoria del fenómeno, las acciones preventivas y el protocolo de acción en caso de contingencia.

Luis Torres Llanes, presidente municipal, intercambió datos con los mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), General Gabriel García Rincón, comandante de la 34 Zona Militar y de la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR).

ONU rechaza ley de Seguridad Interior

Rechazan ONU, CNDH y ONG legalizar presencia militar en seguridad pública
José Antonio Román

Periódico La Jornada
Miércoles 1º de marzo de 2017, p. 4
La pretensión de legalizar la presencia de las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública, por medio de la ley de seguridad interior, fue abiertamente rechazada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y diversas organizaciones de la sociedad civil.

Advirtieron que el fondo del asunto no es la discusión por un marco normativo que dé ‘‘certezas jurídicas’’ a la acción del Ejército en las calles, sino encontrar la forma de fortalecer a las instituciones civiles de seguridad pública, que son las únicas que constitucionalmente están facultadas para ello.

Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, aseguró que la adopción de dicha ley ‘‘sería un retroceso’’ y un ‘‘grave riesgo’’ para el respeto de las garantías fundamentales, además de que el término ‘‘seguridad interior’’ corresponde a regímenes autoritarios.

Expresó que su oficina está preocupada por la intención de adoptar una ley de seguridad interior, porque desde su opinión esto va en contra de la necesidad –varias veces admitida por las propias autoridades– de salir del paradigma militar, de reconstruir las corporaciones policiacas y de adoptar otro modelo de seguridad distinta a la militarizada.

‘‘La participación de las fuerzas armadas en este tipo de tareas no es lo más deseable, dada la especial naturaleza de sus funciones constitucionales’’, dijo por su parte el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez.

Al participar en la mesa de debate Seguridad y Derechos Humanos, ambos funcionarios insistieron en que las evidencias empíricas y los resultados de los pasados 10 años en la lucha contra el narcotráfico demuestran que la solución a los problemas de seguridad y justicia no está en la participación de las fuerzas armadas en tareas que no les corresponde y que no están preparadas ni formadas para ellas.

En tanto, Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, aclaró que nadie en esa mesa de debate –donde también participaron varios académicos y especialistas en el tema– está por el retiro inmediato del Ejército de las calles, pues en muchas zonas del país juega un papel importante para la seguridad de la ciudadanía.

Sin embargo, sí es necesario establecer un programa de retiro programático, gradual y verificable de las fuerzas armadas de estas tareas, hecho que pasa justamente por el fortalecimiento de las instituciones civiles y por la depuración de las policías.

Junto con Jarab, Mario Patrón aclaró que asumir estas posturas no busca ni pretende golpear o desprestigiar a las fuerzas armadas. ‘‘De hecho, nos preocupa que en la discusión se utilice esta figura que juega más con emociones patrióticas que con un análisis de la realidad’’, dijo el alto comisionado. Incluso, señaló que su preocupación más grande es la manera en que fue presentada: ‘‘Como una ley urgentemente necesaria para dar respaldo a una institución, lo que significaría la petrificación del status quo. Desde nuestra perspectiva es que después de 10 años de utilización de las fuerzas armadas en estas tareas la pregunta no debería ser ‘‘si merecen respaldo de una ley’’, sino ‘‘si deberían continuar ejerciendo estas funciones’’.

De igual forma, advirtió que de aprobarse la ley, ésta ‘‘podría operar como desincentivo’’ para la profesionalización de las instituciones civiles, incluso por sus posibles efectos presupuestales, pues se darían mayores recursos a las fuerzas militares que a las civiles dedicadas a la seguridad pública.

Fue el Ejército… iban a recuperar la heroína: #LaVerdaderaNochedeIguala

Fue el Ejército… iban a recuperar la heroína: #LaVerdaderaNochedeIguala
por Redacción AN noviembre 25, 2016 5:09 pm
La Visitaduría de la PGR pidió investigar al 27 Batallón de Infantería. Por órdenes presidenciales, la indagatoria fue frenada, revela la periodista Anabel Hernández.

(Aristegui Noticias). Militares del 27 Batallón de Infantería operaron -por órdenes de un capo- para recuperar un cargamento de heroína, con valor estimado de 2 millones de dólares, el cual estaba oculto en dos autobuses tomados por los normalistas el 26 de septiembre 2014, revela el libro La verdadera noche de Iguala.

Con base en entrevistas con un narcotraficante clave de Guerrero y otros testimonios directos, la periodista Anabel Hernández -autora de la obra-, amplía y profundiza lo que había expuesto previamente en la revista Proceso, sobre cómo dicho batallón tomó el control de Iguala durante las horas en las que desaparecieron 43 jóvenes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, cuyo paradero aún es incierto.

Hernández obtuvo un documento de la PGR, hasta ahora oculto, en el que la Visitaduría General de la institución instruye que se investigue al 27 Batallón de Infantería. Por órdenes presidenciales, la investigación fue frenada, señala la periodista.

El visitador que elaboró esa “evaluación técnica jurídica”, César Alejandro Chávez Flores, se vio obligado a presentar su renuncia a la Procuraduría en septiembre pasado.

El documento de la PGR, en poder de la reportera, establece: “Se instruye… que se amplíe la investigación respecto al Capitán José Martínez Crespo con la finalidad de que se averigüe sobre las imputaciones que se le han hecho en relación a sus posibles vínculos con la delincuencia organizada y cuyo resultado sea remitido a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO)”.

Además, instruye a valorar posibles “conductas omisas en que pudo haber incurrido personal de Sedena del 27 Batallón de Infantería, con sede en Iguala, Guerrero”, para que “de contar con datos y elementos de prueba suficientes se amplíe la investigación respecto de posibles ilícitos que se les pudiesen atribuir, como podría ser Encubrimiento, o del Abuso de Autoridad o de cualquier otra circunstancia indebida en el ejercicio de sus funciones”.

Si el caso Ayotzinapa cimbró al país, La verdadera noche de Iguala representa prácticamente otra sacudida de gran calado.

La colaboración de los militares con el narco queda al descubierto en el libro:

“La noche del 26 de septiembre de 2014 le informaron a un narcotraficante con un importante nivel de operaciones en Guerrero, quien se encontraba en Iguala, que estudiantes de la Normal de Ayotzinapa iban a bordo de dos autobuses en los que se ocultaba un cargamento de heroína con un valor de al menos dos millones de dólares; los normalistas ignoraban que viajaban con la preciada carga y que su destino estaba ligado a ella.

“Aunque el capo estaba acostumbrado a traficar varias toneladas de heroína, la cantidad que transportaban los autobuses no era menor y no se podía permitir ese robo aunque fuera accidental; si lo toleraban, se perdería el orden en la plaza.

“‘Si se mata por veinte mil dólares, ¿por dos millones? Es una manera de operar. La recuperación de la mercancía era un tema de dinero y un tema de autoridad, si se permitía ese robo después habría más’, explicó un informante de credibilidad comprobada, con quien se sostuvieron varias reuniones a lo largo de quince meses durante esta investigación.

“El narcotraficante en cuestión tenía al menos ocho años trabajando en la entidad; primero como colaborador de Arturo Beltrán Leyva, con el que traficaba droga a Estados Unidos —no como un subalterno sino como un socio minoritario que con el tiempo adquirió más poder, aunque logró mantener un perfil discreto—, pero su nombre nunca se ha mencionado en las causas penales de otros integrantes de ese cártel, como Édgar Valdez Villarreal, Gerardo Álvarez Vázquez o Sergio Villarreal Barragán.

“En 2009, cuando ultimaron a Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca, el capo decidió seguir con sus propias operaciones usando Guerrero como base: para el control de la zona tenía en su nómina a militares del 27 y 41 Batallones de Infantería, policías federales, policías ministeriales de Guerrero, policías federales ministeriales, policías municipales de Iguala y diversas autoridades de los municipios cercanos, así como en la sierra donde se siembra la amapola y se procesa la heroína.

“Cuando le reportaron la pérdida de su valiosa carga, el capo habría hecho una llamada al coronel de infantería José Rodríguez Pérez, comandante del 27 Batallón, para pedirle que recuperara la mercancía a como diera lugar. El Ejército era la fuerza de seguridad que tenía mayor autoridad en la ciudad; tal vez el narcotraficante no dimensionó la magnitud del operativo para recobrar la droga.

“‘Quien encabezó la operación para rescatar la droga fue el mismo Ejército‘, señaló la fuente de información enterada de los hechos.

“Los peritajes de balística obtenidos para esta investigación, así como la mecánica de hechos, apuntan a que los autobuses Estrella de Oro 1568 y 1531 eran los vehículos cargados de droga, que fueron blanco de los ataques de esa noche: detuvieron al primero en el cruce de Juan N. Álvarez y Periférico Norte, y al segundo en la carretera Iguala-Mezcala, a la altura del Palacio de Justicia, con ayuda de la policía municipal de Iguala, Huitzuco y Cocula, así como de la Policía Federal y la Policía Ministerial de Guerrero.

“De acuerdo con esta versión, en el momento en que los militares rescataban la droga de los autobuses, los normalistas a bordo se habrían dado cuenta de lo que estaban extrayendo de los compartimientos, imprevisto que detonó súbitamente la necesidad de desaparecerlos para no dejar testigos”.

La verdadera noche de Iguala indica que el narcotraficante sólo buscaba recuperar la mercancía y “dejaron todo en manos de los militares”. “Ningún cártel de la droga incendia su propia plaza… es absurdo”, indica la periodista a Aristegui Noticias.

Otro aspecto que destaca la obra es que “en Guerrero opera una red de colusión entre choferes de autobuses de pasajeros y diferentes grupos criminales para mover la droga; habitualmente el negocio funcionaba sin contratiempos gracias a la corrupción que lo protegía”.

En medio de la confusión que reinaba aquella noche de septiembre 2014, uno de los choferes de los autobuses tomados por los normalistas fue a dar a la casa donde operaba el narco. La famosa “casa blanca” en Iguala que apuntó un informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

De acuerdo con el GIEI, el chofer reveló: “Al llegar me sentaron entre dos policías encapuchados y salió un señor con camisa blanca y pantalón negro, el cual se veía con el cuerpo de una persona que hace ejercicio” (de unos 40 años), y quien dijo ‘¿quién chingados es este cabrón?’. Los policías le dijeron es el chofer del autobús, y dijo el señor ‘pues llévenselo también ya saben dónde’, y se fue caminando hacia su camioneta, la cual no pude ver bien, y les gritó: ‘Déjenlo que se largue’”.

“La descripción física del “señor” que hace el chofer coincide justamente con la del capo antes mencionado, el mismo que habría solicitado el apoyo del Ejército para recuperar la heroína“, apunta el libro de Anabel Hernández.

Supuestamente, este personaje clave desconoce el paradero de los 43.

La reportera obtuvo además una copia del dictamen de balística de la Fiscalía de Guerrero -la primera en encargarse de las investigaciones del caso Ayotzinapa-, la cual establece que se encontraron cartuchos que corresponden al calibre de las armas que esa noche solo portaban los elementos del 27 batallón y producidos por la fábrica de armas de la Sedena.

El ataque a los normalistas, apunta el libro, se concentró en el autobús Estrella de Oro 1568 y en el de Castro Tours.

“Cabe señalar que tanto los dos camiones Estrella de Oro como el de los jugadores (los Avispones de Chilpancingo, también atacados) eran de color blanco con franjas verdes… Los tres son casi idénticos y no había manera de diferenciarlos: esa descripción de los vehículos es lo único que justifica el fuego a granel contra el autobús que transportaba a los deportistas”.

Antes de salir del país en abril pasado, el GIEI urgió al gobierno federal y a la PGR que investigaran a los militares de Iguala y a la Policía Federal: “La PGR deberá requerir la documentación militar relevante, sobre los sucesos de la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014, misma que no se ha incorporado a la investigación. También deberá requerir los planes locales de seguridad, reportes, convenios, competencia de las distintas autoridades de seguridad que muestren los procedimientos de actuación. Así como la actuación de las diferentes corporaciones en función de dichos planes de actuación. La PGR debe recuperar evidencia de videos de C4 y otros que no se encuentran en el expediente, incluyendo el material fotográfico tomado por el militar de inteligencia del escenario del Palacio de Justicia”.

Además indicó que debería “investigar posible traslado de estupefacientes“, con el fin de conocer “las rutas utilizadas para el traslado de heroína hacia Estados Unidos, el medio de transporte utilizado. Si los propietarios de los medios de transporte son empresas, indagar sobre los propietarios, accionistas, socios…”.

Y sentenció: “Es necesario agotar todas las declaraciones testimoniales… que aún no se han realizado (…). Deben realizarse las entrevistas a integrantes del 27 Batallón de acuerdo con las preguntas propuestas por el Informe Ayotzinapa II“.

La recomendación sigue sin cumplirse.

Este libro, publicado por Penguin Random House, a través de su sello Grijalbo, se difunde a partir de la próxima semana y se presenta el 1 de diciembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Aristegui Noticias publica un adelanto de La verdadera noche de Iguala, y dos notas informativas complementarias:

EPN ordenó ocultar investigaciones contra Zerón y el Ejército por caso Ayotzinapa

“La verdadera noche de Iguala”, la historia que se ha querido ocultar #PrimerosCapítulos

Avance de La verdadera noche de Iguala:

La Verdadera Noche – Capítulo Final Corregido(1) by Aristegui Noticias on Scribd