"Porkis",Júniors violadores libres en el Veracruz de Duarte

en Actualidad

imageJorge Cotaita Grajales y Gerardo Rodríguez Acosta
Red Social de Jorge Cotaita Júniors los “Porkis” violan jovencitas por diversión y están libres bajo palabra en el Veracruz de Duarte. Por Silvia Nuñez .El dinero no hace dignas a los personas. El dinero no compra valores ni tampoco compra a los mejores padres, quienes tienen toda y la absoluta responsabilidad en los hijos, porque estos, son al final de todo, el reflejo de ellos. El video de los cuatro jóvenes violadores ya es viral en las redes sociales. En él piden “disculpas” a la joven que fue secuestrada, sometida y ultrajada por estos vividores buenos para nada. Los padres de estos –pero principalmente los de Jorge Cotaita Grajales- en vez de entregarlos a las autoridades para que purguen la condena correspondiente por el agravio cometido a la menor de edad, lo que hacen es hacerles un video para que pidan disculpas, cuando estas no cubren el daño que a la joven le han originado.

Los nombres de los violadores son Jorge Cotaita Grajales, Enrique Capitane Marín, Gerardo Rodríguez Acosta y Diego Cruz Alonso, quienes son hijos de familias “pudientes”, es decir, muy acaudaladas en la ciudad de Veracruz, pero con la incapacidad total y absoluta para guiar a sus hijos y hacerlos personas dignas, con ética y equilibradas. Los chavales en sus “disculpas” insulsas se justifican estar mal cuando perpetraron su deshonesto y vil acto. Presumiblemente son juniors que consumen estupefacientes sin control y los hace perder el juicio y la moralidad.

La historia se cuenta sola. Armando Ortiz, en el portal de noticias Libertad Bajo Palabra, dio a conocer la importante información sobre Jorge Cotaita Grajales expuesta el 24 de abril del 2013 en el periódico Notiver, donde aludían sobre el atropellamiento de Jonathan Peña Yáñez cuando este hacia ejercicio en el bulevar Ávila Camacho, cuando fue arrollado por el junior Cotaita Grajales en su camioneta de lujo –que su padre seguramente le compró- perdió el control por conducir en estado inconveniente. La camioneta quedó arriba del camellón en el bulevar Ávila Camacho y bajo sus llantas, yacía el ciclista quien murió por las heridas que este sujeto le originó. Sus padres, salieron a su defensa e impidieron que este fuera puesto en prisión por homicidio culposo, como lo establece la ley. Jorge Cotaita Cabrales –padre del delincuente- considera valiosa la libertad de su hijo aun cuando este pase por encima de otros seres humanos. Pese a que viole y mate.

También estos jóvenes se dieron a conocer en Veracruz en el 2015. La columnista de Notiver, Sandra Segura fue quien dio fe sobre actos deshonestos que un grupo de ex estudiantes del Colegio Rougier se encontraban cometiendo. Trascendía que realizaban constantes violaciones sexuales en contra de varias alumnas de este instituto. Los padres de familia cansados de que las autoridades de dicho plantel educativo hacían caso omiso sobre la situación que se encontraban realizando este grupo de juniors, se armaron de valor y alzaron la voz para que el tema saliera a la luz pública a través de la periodista de dicho rotativo. En ese entonces, los nombres de Enrique Capitaine Marín y Jorge Cotitia Grajales salieron a la luz pública a través del mote “Los Porkis”, el hijo de Jorge Cotitia Cabrales fue ubicado como uno de los cabecillas de este grupo delincuencial.

Después, un alarmante suceso sacudió a la conurbación Veracruz-Boca del Río. El reporte de secuestro de la menor de 16 años, Columba Campillo González el 06 de mayo del 2015 y localizada muerta el 08 de mayo del mismo año –con visible muestras de violación sexual- en un terreno baldío ubicado en el fraccionamiento Los Delfines en Boca del Río. Inicialmente, el nombre del grupo delincuencial “Los Porkis” salió a la luz pública como los perpetradores de este cruel suceso y posteriormente el fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, limpiaría sus nombres para determinar que el asesinato fue consumado por Johnny Ruiz Inclán, Jesús Eduardo González Castellanos, Airlington Tonatiuh García, un sujeto que sólo dieron a conocer como Pedro alías “El Yuca” y Rosa Ileana Mortera Trolle, detenida en el estado y ciudad Puebla, supuestamente por ser la autora intelectual de dicho asesinato. Sus arrestos fueron fraguados con evidentes violaciones al libre proceso y hasta la fecha, Ileana Mortera argumenta haber sido objeto de una mañosa fabricación de pruebas para poder encarcelarla. Actualmente se encuentra recluida en el Centro de Reinserción Social Duport Ostión en Coatzacoalcos.

imagePero pese a las pruebas contundentes que actualmente se originaron sobre otra violación de una menor, Luis Ángel Bravo Contreras, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE) le tiembla nuevamente la mano para encarcelar a los juniors; quienes aceptaron públicamente por medio de un video haber sido los actores materiales de dicho acto y le piden “disculpas” a la adolescente por su “error”. Bravo Contreras tiene elementos contundentes para ordenar su aprehensión tanto por dicha cobardía y bajeza como por las demás anteriores, pero los protege. Seguramente los padres integrantes del Club Rotario en Veracruz, ya han de haber pagado una fuerte suma para que estas “prestigiadas familias” puedan sacarlos del país nuevamente y sus “importantes” nombres no sean pisoteados, más de lo que ellos mismos lo han hecho.

Este hecho también nos hace considerar que los padres de los menores deberían de la misma forma que sus delincuentes hijos estar siendo procesados legalmente por la FGE por su activa complicidad en la que han incurrido al conocer todas y cada una de los actos delincuenciales de sus hijos y no tan sólo callaron, sino hasta los han protegido escondiéndolos.

Veracruz vive una activa corrupción de parte de quienes se encuentran enquistados en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa. En el estado, se vive una lacerante ingobernabilidad, dónde hasta los propios Policías Estatales –quienes deberían proteger a la ciudadanía- incurren en actos delictivos levantando y asesinando a veracruzanos con apoyo a la delincuencia organizada.

Atropello tras atropello en agravio a la sociedad veracruzana. Dónde nada del aparato gubernamental funciona. Dónde existe hurto, despilfarro, corrupción, impunidad y vilezas constantes desde la cabeza –Javier Duarte de Ochoa- como de sus colaboradores.

Veracruz está en un caos general y los ciudadanos no ven la hora en que no tan sólo se les exijan y rindan cuentas a este mal gobierno que ha originado que muchas familias hayan tenido que llorar lágrimas de sangre, sino también, que devuelvan los más de 100 mil millones de pesos que han desviado a sus cuentas personales en agravio a maestros, jubilados, instituciones como la Universidad Veracruzana y del sector salud, empresarios y burócratas.

Valora este artículo1234
Jorge Cotaita Grajales, el pequeño monstruo de su padre
Por Armando Ortiz – 20 marzo, 2016 en Carrusel, Investigación, Opinión
Armando Ortiz / Hace casi un año reportábamos lo siguiente: “De acuerdo con Federico García del periódico Notiver, “la mañana del 24 de abril (2013) Jonathan Peña Yáñez se desplazaba a bordo de una bicicleta, con un grupo de aficionados al deporte que diariamente salen a ejercitarse, cuando ocurrió el accidente. Circulaba sobre el boulevard Ávila Camacho y a la altura de calle 12, en el Fraccionamiento Costa Verde, fue embestido por una camioneta Pick Up que materialmente zigzagueaba, pues el conductor había perdido el control. La Pick Up quedó montada en el camellón del Boulevard Ávila Camacho, los corredores y ciclistas testigos del accidente se apresuraron para auxiliar a su compañero Jonathan Peña Yáñez”.

Desafortunadamente Jonathan murió debido a las lesiones provocadas. Quien conducía la camioneta, de acuerdo a éste y otros medios impresos era Jorge Cotaita Grajales. La Policía Naval y oficiales de tránsito de Boca del Río dieron cuenta de ese hecho. Sin embargo y de acuerdo con la nota de Notiver, “la policía de Tránsito de Boca del Río nunca envió el Parte de Accidente al Ministerio Público, tampoco la PGJE inició una investigación formal en esa ocasión, a pesar de que personal de Millenium reportó a la fiscalía el ingreso del paciente”.

Pues este Jorge Cotaita Grajales, es el mismo que violó a una joven y que nuevamente salió impune gracias a las influencias de su padre Jorge Cotaita Cabrales. En un video que circula ya en las redes sociales se ve a este joven, junto con Diego Cruz y Gerardo Rodríguez, confesando la fechoría cometida en contra de la joven. “¿Por qué lo hicieron?”, les pregunta el que parece ser un policía, y estos le contestan que fue “una mala decisión”, “que estaban mal”.

Vale señalar que la impunidad en estos jóvenes es monstruosa. Sus padres los libran de cualquier tropelía. En 2015 estuvieron involucrados en la muerte de la joven Columba Campillo. En un caso que “resolvió” rápidamente la fiscalía, acusando a otras personas, entre estas a Rosa Ileana Mortera Trolle, los nombres de estos tres jóvenes, junto con el de Enrique Capitaine Marín, sonaron como los posibles asesinos de Columba Campillo; pero los padres, con posibilidades económicas, los sacaron del país esperando a que las cosas se enfriaran.

Hoy nuevamente los nombres de Jorge Cotaita Grajales, Diego Cruz y Gerardo Rodríguez aparecen como los responsables de la violación de una menor de edad. En una carta los padres de la joven exponen el caso ante la impunidad y colusión de las autoridades de la fiscalía de Luis Ángel, el “Fisculín” Bravo, en esta carta dicen: “Mi hija, menor de edad, fue subida a un auto en contra de su voluntad, fue privada de su libertad, fue incomunicada, fue vejada, fue sometida, fue abusada sexualmente y fue violada. En este aberrante suceso participaron 4 individuos mayores de edad: Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodriguez Acosta”.

El padre de la menor se dirige a los padres de los jóvenes quienes se han ocupado de poner a la víctima como si ella fuera la responsable de lo que pasó, incluso los padres de estos delincuentes han tratado de hacer ver a los padres de la menor como unos extorsionadores.

Es necesario que la sociedad presione en este caso a las autoridades para que el crimen de estos pequeños monstruos, hechura de sus padres, no quede impune. El dinero puede comprarles la libertad, ya la han comprado en otras ocasiones; los padres son tan responsables como los hijos por las monstruosidades que les permiten llevar a cabo.

¡Ya basta! El fiscal Luis Ángel Bravo, no puede ser cómplice de esta aberración, no puede ser copartícipe de este crimen, no puede abonar más a la impunidad de la que claramente han gozado estos pequeños monstruos gracias al dinero de sus padres. Es necesario exigir justicia.
Carta del padre a los violadores de sus hijas Hijos dHijos de “buenas familias”… ¡Basuras!

Caen los “Porkys”, un grupo de juniors del exclusivo fraccionamiento Costa de Oro, quienes se dedicaban a violar a jovencitas; aquí en éste video esos chamacos buenos para nada se excusan cobardemente con sus voces de niñas… Éstos hijos de la chingada merecen pudrirse en la cárcel.

Carta de los padres de una victima -menor de edad- dirigida a los Porkys y sus padres:

Mi hija, menor de edad, fue subida a un auto en contra de su voluntad, fue privada de su libertad, fue incomunicada, fue vejada, fue sometida, fue abusada sexualmente y fue violada. En este aberrante suceso participaron 4 individuos mayores de edad: Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodriguez Acosta.

Esta carta la dirijo, a pesar de mi inmensa pena y dolor, a la opinión pública para enterar lo que han hecho las familias de los involucrados que, a pesar de saber lo que sucedió, a pesar de haber hablado conmigo, de haberse consternado por la tragedia, de haber reconocido los hechos, de haber filmado videos donde sus hijos se disculpan con mi hija por el gran daño que le hicieron, a pesar de todo esto, se han encargado de atacar, difamar y calumniar inmisericorde e inmoralmente a la víctima, con tal de evitar que sus hijos asuman su responsabilidad por el delito que cometieron.

A JORGE COTAITA Y ALICIA CABRALES PADRES DE JORGE COTAITA CABRALES
Ustedes en particular han sido los más injustos, los más inhumanos, los más cínicos, los más cobardes y los más inmorales en esta situación, no encuentro adjetivos descalificativos para describirlos, ya que su comportamiento manifiesta lo más vil de la raza humana. Se han encargado de difamar a mi hija y a mi familia, han pretendido hacer creer a la gente que les pedí dinero, que los estoy extorsionando. Han engañado a los que no me conocen porque las personas que sí me conocen inmediatamente rechazan esas difamaciones. La verdad será evidente en muy poco tiempo y todas esas mentiras que han dicho solo servirán para desenmascararlos. ¡Por Dios! Tienen una hija de la misma edad que la mía, les pregunto para que reflexionen ¿Cuánto vale la alegría de tu hija? ¿Su sonrisa? ¿Su tranquilidad? ¿Su salud mental? ¿Su inocencia? ¿Su virginidad? ¿Cómo se les ocurre decir que les pedí dinero? ¿Cómo se les ocurrió semejante infamia? Tal vez porque para ustedes el dinero es más importante que la dignidad y la integridad de una persona, de una familia; para mí y para mi familia no lo es, así que no se preocupen por ello, no es cuestión de dinero, es cuestión de justicia, es cuestión de asumir las consecuencias de sus actos, es cuestión de educar con valores, es cuestión de responsabilidad. Lo único que están haciendo con cada comentario en contra nuestra es dejar en evidencia su vileza, crueldad y nula calidad moral. Su comportamiento como padres los hace cómplices del delito de su hijo. Su comportamiento como padres tiene consecuencias directas sobre el comportamiento de sus hijos y si ustedes son capaces de hacer estas atrocidades, es lógico que su hijo sea el delincuente en el que lo han convertido y él se ha esmerado en escalar. ¿Cómo es posible que después de haber hablado, ustedes de haber aceptado, de haber llorado, de haberse cuestionado cómo castigarían a su hijo (no cesabas de repetir que le darías un castigo ejemplar), después de que su hijo se disculpó con mi hija y dijo por qué lo había hecho, cambian las versiones y ahora la víctima se convierte en la culpable?

Lo más ridículo es que tu hijo, Jorge Cotaita Cabrales, escribe en facebook un discurso “moral” con el más alto grado de cinismo donde habla de “ser familias de confianza y unidas con valores”, “impecables con sus palabras” y dice que “no les concierne juzgar” ¡Claro que no! La ley es quien lo juzgará a él y a sus cómplices y al decir cómplices no solo me refiero a los 3 individuos que participaron en el aberrante delito en contra de mi hija, también me refiero a ustedes como padres de un delincuente confeso, cómplices al saber que es responsable de un delito gravísimo y no solo lo defienden, sino que han atacado y satanizado a mi hija, la víctima, pretendiendo manchar su reputación. Han hecho una infame e inmoral campaña de desprestigio en contra de mi hija, esto que están haciendo, no solo es ruin, también es un delito grave. Me pregunto ¿Cuántas personas, al saber la clase de gente que en realidad son los Cotaita Cabrales, se arrepentirá de haberle dado like a esa publicación? ¿Cuánta gente compartirá un discurso de esta naturaleza viniendo de individuos tan mentirosos y despreciables? ¿Qué tipo de personas podrían tener entre sus amistades a gente como ustedes?

Te recuerdo Jorge lo que dijo tu hijo cuando aceptó su participación en los hechos y se disculpó con mi hija: “Daphne estamos muy arrepentidos… te pido una disculpa a ti y a toda tu familia por lo que pasó ese día”. Cuando le pregunté que por qué lo había hecho solo se limitó a decir: “Yo no sabía lo que estaba haciendo” y al preguntarle ¿Es todo lo que tienes que decir? Me contestó: “Y le pido una disculpa a usted, a su hija y a toda su familia que le hice un mal, un gran daño”. También te recuerdo que esto está grabado en video, tú estuviste presente cuando lo filmé y estuviste de acuerdo en que se grabara, también estaban presentes durante esta reunión también estuvo presente un amigo en común, Ricardo Fernández, a quien acudí para que fungiera como mediador. En la misma reunión estaban Héctor Cruz y su hijo Diego Cruz Alonso, Gerardo Rodriguez y su hijo Gerardo Rodriguez Acosta, tú escuchaste la disculpa de tu hijo, tú aceptaste que se filmara el video como parte de las 3 condiciones que les pedí para no proceder legalmente. Te recuerdo cuales fueron las condiciones que les pedí para no proceder legalmente y que ustedes estuvieron de acuerdo e incluso, muy agradecidos por que estaban conscientes de la gravedad del delito cometido por sus hijos y esto era una oportunidad en sus vidas para no caer en la cárcel:

Que le pidieran perdón a mi hija (en video porque ella está traumatizada y no los puede ni quiere ver en persona).
Que si se encontraban a mi hija en cualquier lugar, tu hijo y sus cómplices tendrían que irse de inmediato.
Que fueran a terapia con un psiquiatra, quien por su perfil consideré la mejor opción en Veracruz para dar terapia a tu hijo y a sus cómplices, incluidos ustedes.
¿Por qué no cumplieron con estas absurdas peticiones? No lo sé, pero fue el primero de una serie de descomunales errores que han cometido en los últimos meses. ¿Por qué procedí legalmente? Porque es lo que se debe hacer en estos casos, porque es lo correcto, es lo justo y porque a partir del día siguiente de ese acuerdo empezaron a difamar cobarde y brutalmente a mi hija, estas difamaciones salieron de tu familia Jorge, de tu esposa, de tu hijo, de tu hija, de tus sobrinas, de tu cuñada, te comenté que tengo evidencias, tengo notas de voz, charlas en whats app y testimonios de algunos amigos en común a quienes tus familiares aseguran haberles dicho la “verdad”, que tu esposa Alicia les dice que yo me disculpé con ustedes porque mi hija había inventado todo y se había arrepentido ¡Qué bárbaros son, qué estúpido argumento! Estas mentiras proceden de tu núcleo familiar cercano, a quienes engañaste y omitiste detalles importantes de las reuniones que tuvimos. Me queda claro que algunos de tus familiares han actuado engañados por ustedes.

A HÉCTOR CRUZ Y GABRIELA ALONSO PADRES DE DIEGO CRUZ ALONSO
Gabriela, vi el dolor reflejado en tus ojos como tú viste el dolor en los míos, tú que recordaste cuando tenías 17 años y lo difícil que es para una niña de esta edad vivir situaciones propias de la adolescencia, mucho más difícil cuando se viven situaciones traumáticas como las que vivió mi hija, tú que lloraste sinceramente delante de mí al saber la verdad de lo que sucedió y expresaste tu preocupación por cómo se estuviera sintiendo mi hija y lo que tendría que enfrentar hacia la sociedad, no sé cómo, tú, como mujer sensible y madre de una pequeña hija permites que tu esposo Héctor difame a mi hija, que diga que le pedí dinero, que los estoy extorsionando. Seguir esta maraña de mentiras fue lo peor que pudieron hacer, no solo por el daño que le han hecho a mi hija, sino por el daño que le están haciendo a sus propias familias.

Héctor, te recuerdo lo que dijo tu hijo, delante de ti y de los demás involucrados, cuando se disculpó por lo que le hicieron a mi hija, de hecho, antes de filmarlo, durante la junta que tuvimos tu hijo Diego repitió varias veces el gran arrepentimiento que tenían (hablaba en plural, por él, por Jorge Cotaita y por Gerardo Rodríguez), repetía visiblemente consternado, “estamos arrepentidos de todo corazón”. En el video, lo que dijo Diego fue: “Daphne de lo más profundo de mi corazón te pedimos una disculpa, sé que no lo podemos cubrir pero estamos, muy, muy, los tres, muy arrepentidos… y sabemos que vas a salir adelante… todo se va a solucionar y… y…”

Aquí yo le pregunto ¿Por qué lo hiciste? Y me responde: “estábamos muy mal, fue un error” ¿Muy mal cómo? Cuestioné y Diego dijo: “un error… mal… estábamos muy mal… algo que no debió haber pasado… estábamos muy mal…y no… no va a volver a pasar nunca en la vida” Y concluyó con un dramático: “Lo siento mucho”.

Fue muy vergonzoso cuando mi hija mayor, sin conocerte y por azares del destino, te escuchó hablar del “asunto”, en un lugar público, cuando le explicabas a otra persona como iba la situación de tu hijo Diego. Le decías que yo te había pedido dinero, mi hija te encaró y te dijo que lo que decías era una vil mentira, tú, cobardemente te retiraste.

Y ten muy en cuenta Héctor, no me vas a amedrentar con tus mensajes de que se tomarán en contra mía “acciones letales” ni los argumentos sobre “alguien” que “está relacionado con la delincuencia organizada” y que me podría hacer mucho daño.

GERARDO RODRIGUEZ Y ROCÍO ACOSTA PADRES DE GERARDO RODRIGUEZ ACOSTA
Gerardo, tú prácticamente no articulaste palabra cuando hablamos en la primer reunión, pero si aceptaste que en buena medida estas cosas pasan por darles todo a sus hijos. Tu hijo, cando se disculpó con mi hija, delante de ti y con tu aprobación a que lo filmara dijo: “Daphne estoy muy arrepentido por lo que sucedió y te quiero pedir una disculpa a ti y a toda tu familia por el daño que les ocasionamos”. Cuando le pregunté por qué lo hiciste solo se limitó a balbucear: “por tonto no tengo otra explicación… fue una muy mala decisión”.

Rocío tu comentaste que habías cuestionado a tu hijo de que te dijera la verdad y te dijo que él no la había tocado y aún así me dijiste: “peca tanto el que mata la vaca como el que le jala la pata” y en seguida comentaste: “Estoy muy consciente y asumo como si hubiera sido el principal, no creas que te estoy diciendo otra cosa que no, lo asumo”. Y en efecto, Gerardo fue el que menos daño físico le hizo a mi hija, sin embargo, su permisividad ante el delito, su omisión de auxilio y su pasividad ante los hechos lo obligan a asumir su parte de responsabilidad.

A FELIPE CAPITAINE Y ESPOSA
Felipe, cuando hablamos, delante de los otros tres matrimonios, delante de tu esposa y de tu hijo Enrique, enfatizaste en que has tratado de hablar, de dar tus experiencias poniéndoles ejemplo, pero no todos los hijos son iguales, y tendrías “mano dura en este caso”. Pretendiste entender mi dolor y coraje. Me ofreciste “mil disculpas” y reconociste mi actitud diciendo: “normalmente nos vamos por lo más fácil, pensando que haciendo daño resolvemos el otro daño y eso no es fácil que todo el mundo lo entienda”.

A LAS CUATRO FAMILIAS INVOLUCRADAS
Cómo es posible que después de haberme reunido con ustedes, después de que sus hijos aceptaron su participación en los hechos, después de que sus hijos se disculparon con mi hija, después de llorar inconsolablemente padres y madres por lo sucedido, después lamentarse dramáticamente por lo que hicieron sus hijos, después de pretender hablar con mi hija para ofrecerle apoyo moral, después de toda esta tragedia… ¿Cómo es posible que cambien las versiones y ahora resulta que la víctima es la culpable? ¿Cómo se les ocurre engañar a sus propios familiares, amigos e incluso a las autoridades diciéndoles cosas tan inverosímiles como que les pedí dinero? ¿Que los quiero extorsionar? ¿Que los amenacé? ¿Qué cuando filmé los videos donde se disculpan estaba yo armado? ¿Cómo se les ocurre difamar a una menor de edad? ¿Acaso no han pensado en que todos ustedes tienen hijas? ¿No han pensado en que cada palabra que dicen se les revertirá una vez que salga la verdad a la luz? ¿No han reflexionado en las consecuencias de sus actos? ¿Cuál será el siguiente delito de ustedes o de sus hijos? ¿O como en esta ocasión, en complicidad con ellos? ¿Hasta dónde podrían escalar cometiendo delitos impunemente? ¿Cómo se pueden ver entre ustedes a los ojos sabiendo toda la maraña de mentiras que han inventado y que están afectando a una joven inocente? ¿Cómo pueden ver y “educar” a sus otros hijos no involucrados? Lo que están haciendo es criminalizar a la víctima y no solo es injusto, indigno e inmoral, también es ilegal, ténganlo muy en cuenta.

¿Hasta dónde serán capaces de llegar para defender a sus hijos? ¿Aun cuando saben con certeza y sin lugar a dudas que sus hijos son culpables? ¿Cuántos sobornos han ofrecido? ¿Cuántas relaciones han buscado? ¿A cuántas personas les han contado la ridícula historia de “todo este asunto es por dinero” con tal de que los ayuden?

Esta es la peor lección de vida que le han dado a sus familias, es el peor ejemplo que pudieron haber dado como padres, es lo más miserable y ruin que una sociedad puede soportar.

El asunto está en manos de las autoridades competentes del estado de Veracruz con el número de averiguación INV. MINIST: 592/15/1ESP/VER/05 MESA I.

Desafortunadamente a casi un año de haber denunciado y con elementos, evidencias y testimonios suficientes para consignar, no lo han hecho. Me pregunto ¿Por qué aún no los han consignado? ¿Serán verdad los rumores de que “ya tienen todo arreglado y no les harán nada” por ser parte de la alta sociedad y estar estrechamente relacionados con la clase política de Veracruz?

¿POR QUÉ NO SE HA HECHO JUSTICIA? ¿POR QUÉ?
Vean estos links, les ayudarán a comprender que un violador no es necesariamente un criminal consumado, es un individuo promedio, tal vez un “buen” hijo con buenas calificaciones, deportista, carismático, etc. Pero que en algún momento de su vida comete un crimen de esta naturaleza, en la mayoría de los casos, bajo los influjos del alcohol y/o las drogas:

http://www.democracynow.org/2013/3/18/steubenville_rape_trial_blogger_who_exposed

http://www.democracynow.org/2013/3/15/teaching_men_not_to_rape_survivor

http://www.democracynow.org/2016/1/29/maryville_rape_survivor_daisy_coleman_meets

Home

http://www.democracynow.org/2015/1/28/the_hunting_ground_film_ee “buenas familias”… ¡Basuras!

Caen los “Porkys”, un grupo de juniors del exclusivo fraccionamiento Costa de Oro, quienes se dedicaban a violar a jovencitas; aquí en éste video esos chamacos buenos para nada se excusan cobardemente con sus voces de niñas… Éstos hijos de la chingada merecen pudrirse en la cárcel.

Carta de los padres de una victima -menor de edad- dirigida a los Porkys y sus padres:

Mi hija, menor de edad, fue subida a un auto en contra de su voluntad, fue privada de su libertad, fue incomunicada, fue vejada, fue sometida, fue abusada sexualmente y fue violada. En este aberrante suceso participaron 4 individuos mayores de edad: Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodriguez Acosta.

Esta carta la dirijo, a pesar de mi inmensa pena y dolor, a la opinión pública para enterar lo que han hecho las familias de los involucrados que, a pesar de saber lo que sucedió, a pesar de haber hablado conmigo, de haberse consternado por la tragedia, de haber reconocido los hechos, de haber filmado videos donde sus hijos se disculpan con mi hija por el gran daño que le hicieron, a pesar de todo esto, se han encargado de atacar, difamar y calumniar inmisericorde e inmoralmente a la víctima, con tal de evitar que sus hijos asuman su responsabilidad por el delito que cometieron.

A JORGE COTAITA Y ALICIA CABRALES PADRES DE JORGE COTAITA CABRALES
Ustedes en particular han sido los más injustos, los más inhumanos, los más cínicos, los más cobardes y los más inmorales en esta situación, no encuentro adjetivos descalificativos para describirlos, ya que su comportamiento manifiesta lo más vil de la raza humana. Se han encargado de difamar a mi hija y a mi familia, han pretendido hacer creer a la gente que les pedí dinero, que los estoy extorsionando. Han engañado a los que no me conocen porque las personas que sí me conocen inmediatamente rechazan esas difamaciones. La verdad será evidente en muy poco tiempo y todas esas mentiras que han dicho solo servirán para desenmascararlos. ¡Por Dios! Tienen una hija de la misma edad que la mía, les pregunto para que reflexionen ¿Cuánto vale la alegría de tu hija? ¿Su sonrisa? ¿Su tranquilidad? ¿Su salud mental? ¿Su inocencia? ¿Su virginidad? ¿Cómo se les ocurre decir que les pedí dinero? ¿Cómo se les ocurrió semejante infamia? Tal vez porque para ustedes el dinero es más importante que la dignidad y la integridad de una persona, de una familia; para mí y para mi familia no lo es, así que no se preocupen por ello, no es cuestión de dinero, es cuestión de justicia, es cuestión de asumir las consecuencias de sus actos, es cuestión de educar con valores, es cuestión de responsabilidad. Lo único que están haciendo con cada comentario en contra nuestra es dejar en evidencia su vileza, crueldad y nula calidad moral. Su comportamiento como padres los hace cómplices del delito de su hijo. Su comportamiento como padres tiene consecuencias directas sobre el comportamiento de sus hijos y si ustedes son capaces de hacer estas atrocidades, es lógico que su hijo sea el delincuente en el que lo han convertido y él se ha esmerado en escalar. ¿Cómo es posible que después de haber hablado, ustedes de haber aceptado, de haber llorado, de haberse cuestionado cómo castigarían a su hijo (no cesabas de repetir que le darías un castigo ejemplar), después de que su hijo se disculpó con mi hija y dijo por qué lo había hecho, cambian las versiones y ahora la víctima se convierte en la culpable?

Lo más ridículo es que tu hijo, Jorge Cotaita Cabrales, escribe en facebook un discurso “moral” con el más alto grado de cinismo donde habla de “ser familias de confianza y unidas con valores”, “impecables con sus palabras” y dice que “no les concierne juzgar” ¡Claro que no! La ley es quien lo juzgará a él y a sus cómplices y al decir cómplices no solo me refiero a los 3 individuos que participaron en el aberrante delito en contra de mi hija, también me refiero a ustedes como padres de un delincuente confeso, cómplices al saber que es responsable de un delito gravísimo y no solo lo defienden, sino que han atacado y satanizado a mi hija, la víctima, pretendiendo manchar su reputación. Han hecho una infame e inmoral campaña de desprestigio en contra de mi hija, esto que están haciendo, no solo es ruin, también es un delito grave. Me pregunto ¿Cuántas personas, al saber la clase de gente que en realidad son los Cotaita Cabrales, se arrepentirá de haberle dado like a esa publicación? ¿Cuánta gente compartirá un discurso de esta naturaleza viniendo de individuos tan mentirosos y despreciables? ¿Qué tipo de personas podrían tener entre sus amistades a gente como ustedes?

Te recuerdo Jorge lo que dijo tu hijo cuando aceptó su participación en los hechos y se disculpó con mi hija: “Daphne estamos muy arrepentidos… te pido una disculpa a ti y a toda tu familia por lo que pasó ese día”. Cuando le pregunté que por qué lo había hecho solo se limitó a decir: “Yo no sabía lo que estaba haciendo” y al preguntarle ¿Es todo lo que tienes que decir? Me contestó: “Y le pido una disculpa a usted, a su hija y a toda su familia que le hice un mal, un gran daño”. También te recuerdo que esto está grabado en video, tú estuviste presente cuando lo filmé y estuviste de acuerdo en que se grabara, también estaban presentes durante esta reunión también estuvo presente un amigo en común, Ricardo Fernández, a quien acudí para que fungiera como mediador. En la misma reunión estaban Héctor Cruz y su hijo Diego Cruz Alonso, Gerardo Rodriguez y su hijo Gerardo Rodriguez Acosta, tú escuchaste la disculpa de tu hijo, tú aceptaste que se filmara el video como parte de las 3 condiciones que les pedí para no proceder legalmente. Te recuerdo cuales fueron las condiciones que les pedí para no proceder legalmente y que ustedes estuvieron de acuerdo e incluso, muy agradecidos por que estaban conscientes de la gravedad del delito cometido por sus hijos y esto era una oportunidad en sus vidas para no caer en la cárcel:

Que le pidieran perdón a mi hija (en video porque ella está traumatizada y no los puede ni quiere ver en persona).
Que si se encontraban a mi hija en cualquier lugar, tu hijo y sus cómplices tendrían que irse de inmediato.
Que fueran a terapia con un psiquiatra, quien por su perfil consideré la mejor opción en Veracruz para dar terapia a tu hijo y a sus cómplices, incluidos ustedes.
¿Por qué no cumplieron con estas absurdas peticiones? No lo sé, pero fue el primero de una serie de descomunales errores que han cometido en los últimos meses. ¿Por qué procedí legalmente? Porque es lo que se debe hacer en estos casos, porque es lo correcto, es lo justo y porque a partir del día siguiente de ese acuerdo empezaron a difamar cobarde y brutalmente a mi hija, estas difamaciones salieron de tu familia Jorge, de tu esposa, de tu hijo, de tu hija, de tus sobrinas, de tu cuñada, te comenté que tengo evidencias, tengo notas de voz, charlas en whats app y testimonios de algunos amigos en común a quienes tus familiares aseguran haberles dicho la “verdad”, que tu esposa Alicia les dice que yo me disculpé con ustedes porque mi hija había inventado todo y se había arrepentido ¡Qué bárbaros son, qué estúpido argumento! Estas mentiras proceden de tu núcleo familiar cercano, a quienes engañaste y omitiste detalles importantes de las reuniones que tuvimos. Me queda claro que algunos de tus familiares han actuado engañados por ustedes.

A HÉCTOR CRUZ Y GABRIELA ALONSO PADRES DE DIEGO CRUZ ALONSO
Gabriela, vi el dolor reflejado en tus ojos como tú viste el dolor en los míos, tú que recordaste cuando tenías 17 años y lo difícil que es para una niña de esta edad vivir situaciones propias de la adolescencia, mucho más difícil cuando se viven situaciones traumáticas como las que vivió mi hija, tú que lloraste sinceramente delante de mí al saber la verdad de lo que sucedió y expresaste tu preocupación por cómo se estuviera sintiendo mi hija y lo que tendría que enfrentar hacia la sociedad, no sé cómo, tú, como mujer sensible y madre de una pequeña hija permites que tu esposo Héctor difame a mi hija, que diga que le pedí dinero, que los estoy extorsionando. Seguir esta maraña de mentiras fue lo peor que pudieron hacer, no solo por el daño que le han hecho a mi hija, sino por el daño que le están haciendo a sus propias familias.

Héctor, te recuerdo lo que dijo tu hijo, delante de ti y de los demás involucrados, cuando se disculpó por lo que le hicieron a mi hija, de hecho, antes de filmarlo, durante la junta que tuvimos tu hijo Diego repitió varias veces el gran arrepentimiento que tenían (hablaba en plural, por él, por Jorge Cotaita y por Gerardo Rodríguez), repetía visiblemente consternado, “estamos arrepentidos de todo corazón”. En el video, lo que dijo Diego fue: “Daphne de lo más profundo de mi corazón te pedimos una disculpa, sé que no lo podemos cubrir pero estamos, muy, muy, los tres, muy arrepentidos… y sabemos que vas a salir adelante… todo se va a solucionar y… y…”

Aquí yo le pregunto ¿Por qué lo hiciste? Y me responde: “estábamos muy mal, fue un error” ¿Muy mal cómo? Cuestioné y Diego dijo: “un error… mal… estábamos muy mal… algo que no debió haber pasado… estábamos muy mal…y no… no va a volver a pasar nunca en la vida” Y concluyó con un dramático: “Lo siento mucho”.

Fue muy vergonzoso cuando mi hija mayor, sin conocerte y por azares del destino, te escuchó hablar del “asunto”, en un lugar público, cuando le explicabas a otra persona como iba la situación de tu hijo Diego. Le decías que yo te había pedido dinero, mi hija te encaró y te dijo que lo que decías era una vil mentira, tú, cobardemente te retiraste.

Y ten muy en cuenta Héctor, no me vas a amedrentar con tus mensajes de que se tomarán en contra mía “acciones letales” ni los argumentos sobre “alguien” que “está relacionado con la delincuencia organizada” y que me podría hacer mucho daño.

GERARDO RODRIGUEZ Y ROCÍO ACOSTA PADRES DE GERARDO RODRIGUEZ ACOSTA
Gerardo, tú prácticamente no articulaste palabra cuando hablamos en la primer reunión, pero si aceptaste que en buena medida estas cosas pasan por darles todo a sus hijos. Tu hijo, cando se disculpó con mi hija, delante de ti y con tu aprobación a que lo filmara dijo: “Daphne estoy muy arrepentido por lo que sucedió y te quiero pedir una disculpa a ti y a toda tu familia por el daño que les ocasionamos”. Cuando le pregunté por qué lo hiciste solo se limitó a balbucear: “por tonto no tengo otra explicación… fue una muy mala decisión”.

Rocío tu comentaste que habías cuestionado a tu hijo de que te dijera la verdad y te dijo que él no la había tocado y aún así me dijiste: “peca tanto el que mata la vaca como el que le jala la pata” y en seguida comentaste: “Estoy muy consciente y asumo como si hubiera sido el principal, no creas que te estoy diciendo otra cosa que no, lo asumo”. Y en efecto, Gerardo fue el que menos daño físico le hizo a mi hija, sin embargo, su permisividad ante el delito, su omisión de auxilio y su pasividad ante los hechos lo obligan a asumir su parte de responsabilidad.

A FELIPE CAPITAINE Y ESPOSA
Felipe, cuando hablamos, delante de los otros tres matrimonios, delante de tu esposa y de tu hijo Enrique, enfatizaste en que has tratado de hablar, de dar tus experiencias poniéndoles ejemplo, pero no todos los hijos son iguales, y tendrías “mano dura en este caso”. Pretendiste entender mi dolor y coraje. Me ofreciste “mil disculpas” y reconociste mi actitud diciendo: “normalmente nos vamos por lo más fácil, pensando que haciendo daño resolvemos el otro daño y eso no es fácil que todo el mundo lo entienda”.

A LAS CUATRO FAMILIAS INVOLUCRADAS
Cómo es posible que después de haberme reunido con ustedes, después de que sus hijos aceptaron su participación en los hechos, después de que sus hijos se disculparon con mi hija, después de llorar inconsolablemente padres y madres por lo sucedido, después lamentarse dramáticamente por lo que hicieron sus hijos, después de pretender hablar con mi hija para ofrecerle apoyo moral, después de toda esta tragedia… ¿Cómo es posible que cambien las versiones y ahora resulta que la víctima es la culpable? ¿Cómo se les ocurre engañar a sus propios familiares, amigos e incluso a las autoridades diciéndoles cosas tan inverosímiles como que les pedí dinero? ¿Que los quiero extorsionar? ¿Que los amenacé? ¿Qué cuando filmé los videos donde se disculpan estaba yo armado? ¿Cómo se les ocurre difamar a una menor de edad? ¿Acaso no han pensado en que todos ustedes tienen hijas? ¿No han pensado en que cada palabra que dicen se les revertirá una vez que salga la verdad a la luz? ¿No han reflexionado en las consecuencias de sus actos? ¿Cuál será el siguiente delito de ustedes o de sus hijos? ¿O como en esta ocasión, en complicidad con ellos? ¿Hasta dónde podrían escalar cometiendo delitos impunemente? ¿Cómo se pueden ver entre ustedes a los ojos sabiendo toda la maraña de mentiras que han inventado y que están afectando a una joven inocente? ¿Cómo pueden ver y “educar” a sus otros hijos no involucrados? Lo que están haciendo es criminalizar a la víctima y no solo es injusto, indigno e inmoral, también es ilegal, ténganlo muy en cuenta.

¿Hasta dónde serán capaces de llegar para defender a sus hijos? ¿Aun cuando saben con certeza y sin lugar a dudas que sus hijos son culpables? ¿Cuántos sobornos han ofrecido? ¿Cuántas relaciones han buscado? ¿A cuántas personas les han contado la ridícula historia de “todo este asunto es por dinero” con tal de que los ayuden?

Esta es la peor lección de vida que le han dado a sus familias, es el peor ejemplo que pudieron haber dado como padres, es lo más miserable y ruin que una sociedad puede soportar.

El asunto está en manos de las autoridades competentes del estado de Veracruz con el número de averiguación INV. MINIST: 592/15/1ESP/VER/05 MESA I.

Desafortunadamente a casi un año de haber denunciado y con elementos, evidencias y testimonios suficientes para consignar, no lo han hecho. Me pregunto ¿Por qué aún no los han consignado? ¿Serán verdad los rumores de que “ya tienen todo arreglado y no les harán nada” por ser parte de la alta sociedad y estar estrechamente relacionados con la clase política de Veracruz?

¿POR QUÉ NO SE HA HECHO JUSTICIA? ¿POR QUÉ?
Vean estos links, les ayudarán a comprender que un violador no es necesariamente un criminal consumado, es un individuo promedio, tal vez un “buen” hijo con buenas calificaciones, deportista, carismático, etc. Pero que en algún momento de su vida comete un crimen de esta naturaleza, en la mayoría de los casos, bajo los influjos del alcohol y/o las drogas:

http://www.democracynow.org/2013/3/18/steubenville_rape_trial_blogger_who_exposed

http://www.democracynow.org/2013/3/15/teaching_men_not_to_rape_survivor

http://www.democracynow.org/2016/1/29/maryville_rape_survivor_daisy_coleman_meets

Home

http://www.democracynow.org/2015/1/28/the_hunting_ground_film_e

706 total views, 2 views today

Banner

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Actualidad

Ir a Arriba