Fracasa el Plan B de Borge-Vallado; aislado espera su extradición a México. Su comida, sus amantes

en Actualidad/BorgePanama

Por Pedro Canche

Panamá.- Mónica es una venezolana que llegó a Panamá en busca del dólar que escasea en su país. Lleva 7 meses en la Ciudad y anda en los antros junto con centenares de chicas de Venezuela y  Colombia a quienes el gobierno les pide 1500 dólares para ingresar al país por tres meses.

Venezuela en Panamá. Foto de ilustración

 

Ya adentro pululan los abogados que cambian la situación migratoria a las jóvenes  y a los cientos de obreros sudamericanos de la construcción, choferes de Uber y taxistas. Son los trabajos del momento.

Se encontró con Suleyka una noche allá por el centro bancario, por la vía España. Se hicieron amigas. Alberto Sánchez, el secretario operativo para esos menesteres oscuros del ex gobernador Roberto Borge, les invitó un una ronda de tragos.

Fue su noche de suerte. Fabián Vallado quien vive en la torre Trump en el departamento 2402 les dijo en qué consistiría su trabajo. Viviendo a cuerpo de rey en el departamento que alquiló Borge al chino-panameño José Luis Chong, donde vivió los últimos dos meses el ex gobernador, Vallado tiene a disposición los placeres que brinda una ciudad cosmopolita con la belleza sudamericana.

Mónica y Suleyka no imaginaron vivir en el piso 24 con vista al mar y a la ciudad encendida con luces de nostalgia. Sus fotos en Facebook muestran el interior y la belleza de la vista de un departamento de lujo en Panamá.

En la Torre Trump Borge tenía una amiga, Sara Navarro. Formó un equipo para manejar sus finanzas. Ahora Mónica y Suleyka reciben dinero de Western Juniors de diversos mexicanos de Cozumel, Cancún. Monterrey, Mérida y Holbox. Para los gastos de Borge en la prisión.

La carcel de Ancon del DIJ. Últimos días de Borge en Panamá

Uno cruza el lobby y hay una puerta de cristal con su propia seguridad electrónica. Hay un guardia permanente que da acceso previa identificación y motivo al escritorio de un hombre negro. Al entrar por el elevador de lado izquierdo y salir en el piso 13, el lado derecho tiene vista al mar. Sara vive con un norteamericano que no sabe que frecuenta a Roberto Borge incluso en la cárcel.

Plan B fracasó igual

Comió arepa. Tortillas de maíz con carne adentro. Unos discos gordos de masa fritas con aceite de oliva. Como mexicano extraña las tortillas. El arroz es el equivalente a la tortilla en esos países caribeños.

Sara recibe un mensaje desde el renacer, de su amigo. Esta chica venezolana de cabello oscuro y color claro, de ojos avellana.

“Muy bien, muy bien. Aquí ando desayunando. Una rica arepita”. Es uno de tantos mensajes que le llegan por grabación por el WhatsApp. Roberto Borge tiene dos celulares. A sus abogados nadie los revisa. Ellos lo introducen. El da instrucciones desde Panamá. Le informan de los movimientos del gobernador Carlos Joaquín y de sus principales funcionarios. También reclama a Félix González Canto que le dé un recado al presidente Enrique Peña Nieto. Que se ha tardado. Sus inversiones y negocios que consiguió con el abuso del poder. Tiene a sus propios gerentes y socios. Da instrucciones. No quiere que sean detenidos. Lo mismo habla con Juan Pablo Guillermo Molina que con su madre “La Chachi”. “Es envidia por mi carrera política mami. Pronto saldremos de esto. Ya veraz. Soy como el ave Fénix”.

 

Jon Jairo, el líder del autogobierno en la cárcel le da protección a cambio de carretillas de comida. Pueden pedir lo que quieran. El 12 de Julio por ejemplo, Borge traía cual albañil una carretilla de alimentos que fueron a recoger en el centro de control, en la antesala de las visitas. Jon Jairo a su lado. Van otros dos prisioneros con carretilla a mano. Jon Jairo es su jefe. El da las órdenes. El no empuja esas carretillas.

Hay una dotación permitida al mes. Entonces al gastar rápidamente lo permitido por la guardia de El Renacer, usa el nombre de los demás prisioneros para hacerse de comida de los mejores restaurantes de la ciudad a 40 kilómetros. Mónica y Suleyka se encargan de abastecerlo de comida preparada de los restaurantes como El Beirut, comida libanesa, su comida favorita y del Costa Azul, otro lugar para los paladares que se pueden dar el lujo de pagar. Son hasta 10 utensilios de plástico que entran hasta la celda donde hasta a principios de este año tenía como huésped al general Noriega.

Mil 200 a mil 300 dólares es el presupuesto que se gasta diario en alimento. Tiene que alimentar a los integrantes del autogobierno. René Cañizales es un colombiano que solamente le faltaba pagar una fianza para salir. El hombre conoce el callejón de la mafia. Del mundo de los sicarios. Le paga la fianza y lo manda a vivir en la torre Trump con Alberto Sánchez y Fabián Vallado.

Cañizales se pone a la órden con Vallado. Hay un plan B de rescatar a Borge en la solitaria carretera de 40 kilómetros que conducen a la prisión. O cuando vaya al hospital Santo Tomás. Hace un  show. Finge estar enfermo. Los guardias de la prisión El Renacer le dicen “el payaso”. En los primeros días de Septiembre sin mediar permiso quiso cambiar de hospital, lo que despertó la alerta. En El Renacer lo pusieron en aislamiento y le decomisaron un celular. Revisaron cada centímetro de su celda. Y sus utensilios. Fallaron porque no le hicieron una revisión corporal. Ahí escondía un celular. El otro de señuelo se lo decomisaron. De ahí manda grabaciones a sus amigos y amigas.

Suleyka le hacía la visita conyugal. Así le gustan a Borge, con busto talla grande.

Cuando fuimos a la torre Trump y descubrimos el nido del cuarto de guerra borgista, Fabián enojado expresó a su compañero de piso: “está buscando que le partan la madre”.

Fabián es el operador de la crisis de Borge, el financiero. El que le lleva a Suleyka. El que coordina la compra de sus alimentos, de su ropa. De todo, hasta para calmar sus ansiedades

Ahora quedaron sin plan B. La cancillería de Panamá descubrió el plan Borge-Vallado.

En el cuartel de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), donde Roberto Borge fue llevado tras su detención el 4 de Junio en el aeropuerto de Tukumén, otra vez la Policía Nacional junto con Interpol llevaron a Borge a la celda de Ancón.

“Estamos presentando las acciones por la violación a sus derechos humanos. Pude verlo esta mañana por 45 minutos nada más. Ha tenido problemas con su salud, no vamos a dar declaraciones sobre eso en este momento”, dijo su defensor, el abogado Carlos Carrillo Gomila, del despacho de abogados panameños, Carrillo Ley.

-¿Su cliente está en huelga de hambre abogado?

-No puedo confirmarte eso.

Suleyka, la novia de Borge dijo que “es mentira eso”. Y Mónica iría hoy a Ancón a corroborar la situación del ex gobernador.

12,767 total views, 2 views today

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Actualidad

Ir a Arriba