Cuando reclama por pozole descompuesto, le dan un postre de insultos

en Cancún

Cancún, Quintana Roo. Muchas veces lo que se publicita no es real. Así le tocó vivirlo a la señora Dulce Flores quien andaba de antojo y quiso comerse un pozole. Ya le habían dicho que el pozole que vendían sobre la avenida Kabah, casi esquina con la calle Talleres era muy bueno.
Doña Dulce, comerciante de oficio, fue a comprar su antojo y fue bien atendida por los locatarios que le despacharon la comida para llevar.
La sorpresa fue que al llegar a su casa y querer comerse su comida, pues esta estaba echada a perder, no de ese momento sino según doña Dulce de varios días. La señora Flores hizo lo que muchos, llamar por teléfono a la fondita y hacer un reclamo. Quien la atendió le indicó que por supuesto, si ella así lo deseaba, podría ir por el dinero de su compra, solo que, fuera hasta el día siguiente.
Y tal como le pidieron, doña Dulce fue al día siguiente a pedir su dinero de vuelta. Para sorpresa de la compradora, en el lugar desconocieron el acuerdo, y quien despacha la comida se porto de manera hosca, y desafiante: “Saquese a chingar a su madre y a usted -le dijo al acompañante de doña Dulce- le voy a romper la madre y el pinche teléfono con el que está grabando”.

“Barbacoa de chivo y borrego estilo Acapulco”, se lee en una manta que anuncia sus productos: “Consome con carne o sin carne, por kilo, por taco, por platillo. Tacos de guisado y tortas. Rico pozole, delicioso”.
A doña Dulce no le devolvieron su dinero, e incluso el señor que despacha en el local, le espetó: “Si quieres comer bien ‘nice’ porque no te vas a un puto restaurante, que haces comiendo en la banqueta”.
Y pues bien, lección amarga para doña Dulce Flores. No todo lo que se publicita es real.

5,583 total views, 1 views today

Banner

Pedro Canché es un periodista independiente y el fundador de Pedro Canche Noticias. El ha sido perseguido por el Gobierno Mexicano por darle voz al pueblo indígena Maya y los campesinos del Yucatan y pasó 9 meses en la cárcel en un caso de persecución politico que Reporteros Sin Fronteras llamaban absurdo. "Podrán encerrar el cuerpo humano pero nunca podrán encerrar la libertad de expresión." dijó Pedro Canché.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Más reciente de Cancún

Ir a Arriba